La rutina para desenredarte el pelo sin sufrir

Todo cuenta, desde la aplicación del champú a los productos que uses. ¡Sigue este paso a paso y desenreda tu pelo con gusto!

Nudos, ira, llanto... Desenredarte el pelo suele ser una tortura, especialmente si lo tienes fino. Ahora bien, si se lo pones más fácil a tu cepillo, la cosa puede cambiar. Prepara un cóctel con la dosis exacta de mascarilla y acondicionador, una buena porción de trucos y mucha determinación. ¡No más atascos en tu melena!


MANUAL DE ACTUACIÓN PARA DESENREDARTE EL PELO

  • Enjabona las raíces y las puntas por separado. Todo empieza aquí, en la forma en que te echas el champú. Si masajeas el cuero cabelludo dejando caer el resto del pelo —en lugar de hacer un nido en todo lo alto—, evitarás que se revuelva y que se formen nudos.
  • Péinalo con el acondicionador puesto. Este truquito te va a cambiar la vida, te lo prometemos. Aplica una gota de medios a puntas y, mientras actúa, aprovecha para pasar el peine suavemente un par de veces.
  • Si tienes el pelo fino, nútrelo desde la raíz. No subestimes el poder de la mascarilla, que un cabello nutrido y sano se rebela menos —ante el cepillo y ante la vida en general—. Lo habitual es aplicarla de medios a puntas pero, en caso de que tu fibra capilar sea fina, elige una que tenga acción fortificante como la Power Mask de Elvive Full Resist y extiéndela por todo el cabello. Tranquila, no engrasa; lo que sí consigue es reforzar la resistencia de tu pelo desde la raíz para que, llegado el momento de desenredar, no se rompa. ¿El secreto? Su fórmula con arginina, biotina y vitamina B5.
  • Sécalo en modo turbante. Ya tienes el cabello limpio; ahora no cometas el error de frotarlo con la toalla, que así termina encrespándose. Mejor úsala para eliminar la humedad a toquecitos y enróllala en tu cabeza como si fuera un turbante.
  • Aplica una crema sin aclarado. Antes de ponerte a desenredar, aplica un producto de styling que facilite el peinado. La crema Stop Rotura de Elvive Full Resist, por ejemplo, protege el cabello de la fricción y evita que se rompa. Como no hay que aclararla, ve directamente a por el siguiente paso.
  • Usa un peine de púas anchas. Suficiente para deshacer los nudos grandes y más cuidadoso que los que tienen muchas púas. Aunque creas que hay que desenredar pelo por pelo, con un peine de púas anchas te ahorras lo tirones y consigues lo mismo.
  • Empieza cepillando las puntas. Deja las raíces para el final y comienza por la zona donde suele enredarse más, es decir, de medios para abajo. En cuanto el peine suba y baje con fluidez, ya puedes cepillarlo entero.
  • Sécalo a baja velocidad. De nuevo un paso crucial para las que tienen el pelo fino o frágil. Usa el secador a una potencia media para que el aire no revuelva demasiado tu cabello.
  • Recógelo en una o varias trenzas para dormir. Este peinado tiene dos ventajas: evita que se enrede con el roce de la almohada y, además, forma unas ondas naturales que puedes lucir al día siguiente.

¿Todavía crees que desenredarte el pelo sin soltar un “ay” es imposible? ¡Solo depende de ti!
Saltar the carrusel: Full Range

Productos relacionados

También te podría interesar…