• ¿Cómo se aplica el aceite de coco en el cabello?

    Tanto si quieres beneficiarte de sus capacidades hidratantes como si lo buscas por su poder anti caspa, puedes aplicarlo directamente sobre tu cabello y cuero cabelludo. Masajea las zonas que quieras tratar para que queden bien cubiertas por el aceite. Después, envuelve el cabello con una toalla (caliente, si quieres maximizar los beneficios) y déjalo actuar durante 20 o 30 minutos. Una vez finalizado el proceso, retira el aceite con tu champú habitual, asegurándote de que no quedan restos. Enseguida serás consciente de la suavidad y el brillo de tu pelo.

  • ¿Para qué sirve el aceite de coco?

    Sus usos más habituales están relacionados con la hidratación del pelo en casos de extrema sequedad, y para combatir o prevenir la caspa. También puedes usarlo como tu mascarilla habitual para mantener una melena hidratada y brillante todos los días del año.

  • ¿Cuál es el origen del aceite de coco?

    Procede de la parte blanca del coco y, por lo tanto, es un aceite de origen vegetal con un 90% de ácidos grasos saturados. Durante años, su concentración de ácidos grasos saturados ha creado una falsa fama alrededor de este aceite, ya que se consideraba nocivo para la salud. Sin embargo, se ha demostrado que sus triglicéridos son muy beneficiosos para el corazón, para favorecer la quema de grasa y el funcionamiento del cerebro, ya que reducen el colesterol y tienen un gran poder antioxidante. Todas estas propiedades lo han llevado a ser usado en la alimentación pero también en la cosmética, tanto por sus capacidades hidratantes como por sus beneficios a la hora de combatir la caspa, la psoriasis o la dermatitis.