Tónico facial: por qué no deberías saltártelo nunca

Abre el libro por la página “misterios beauty” porque aquí tenemos uno de primera. Cómo un cosmético tan importante no ocupa un lugar reconocido en nuestra rutina facial desde que nos iniciamos con ella. Y es que solo entra en escena cuando ya nos ponemos más en serio. ¿Desconocimiento o pereza? Ninguna de estas excusas te va a servir cuando te desvelemos todo lo que el tónico facial puede hacer por tu piel.

Que no, que no es un paso más para robarte minutos, ni tampoco una moda viral. El tónico siempre ha estado ahí —sí, en la sombra— y ya es hora de reivindicar sus méritos. Refrescar, restablecer, hidratar… Cuando descubras su potencial ya verás como no se te vuelve a olvidar.

EL TÓNICO, EL ‘BOOST’ DE TU RUTINA FACIAL

Si te decimos generoso, ¿qué entiendes? Alguien al que le gusta compartir lo que tiene con los demás sin esperar nada a cambio, ¿no? Pues así es él. Bueno, también es muchas cosas más…

¿Qué es un tónico facial?

Se trata de un producto fundamental en cualquier rutina de limpieza de rostro; imprescindible si quieres que tu piel esté en óptimas condiciones para recibir los cuidados posteriores. Es el segundo paso —después de la doble limpieza— ¡y un peldaño que no deberías saltarte nunca!

¿Para qué sirve el tónico facial?

Aquí tienes un resumen de sus principales beneficios:

  • Elimina los restos de impureza o de suciedad que hayan podido quedar tras el desmaquillante y la limpieza.
  • Equilibra el pH de la piel (el desequilibrio puede ser consecuencia de la contaminación, el estrés, la falta de sueño y de los mismos productos limpiadores que acabas de utilizar), dejándola fresca y tonificada.
  • Ayuda a que los poros se cierren, se contraigan, minimizando su apariencia y haciendo que la textura de la piel parezca más lisa.
  • Favorece la microcirculación (en esto tiene mucho que ver cómo lo apliques —te lo contamos debajo—), revitalizando el cutis.
  • Prepara la piel para los tratamientos que usemos a continuación, volviéndola más permeable a los activos que está a punto de recibir.

¿Cuándo y cómo aplicar el tónico?

Existen dos momentos clave:

  • En tu rutina facial de día y en tu rutina facial de noche; justo después de hacerte la doble limpieza. En caso de que 2 veces a la semana exfolies tu rostro —muy recomendable—, este gesto irá entre la limpieza y el tónico.

Y una forma óptima de utilizarlo. Te dejamos un paso a paso para despejarte las dudas:

  1. Humedece un disco de algodón o un pad reutilizable —esta opción nos gusta más por sostenible—. La aplicación dependerá según la zona. 
  2. En el rostro extiéndelo mediante movimientos circulares suaves —nunca arrastrando— o toquecitos. Estos últimos son los que activan la microcirculación que mencionábamos antes.
  3. En el cuello con movimientos de barrido ascendentes, desde la clavícula hasta la mandíbula.
  4. En el escote realizamos esos mismos movimientos en horizontal, desde el esternón hacia los hombros.  
  5. Deja que se seque al aire hasta que se absorba por completo antes de seguir con el sérum. 
Humedece un disco de algodón o un pad reutilizable —esto último mucho mejor— con el tónico facial de la gama Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] de L’Oréal Paris y prepara tu piel para los cuidados posteriores.

Cómo elegir un tónico en función de tu tipo de piel

Ya sabes que su función principal es equilibrar la piel y prepararla, pero puedes pedirle beneficios más específicos según tus necesidades. En caso de duda, consulta a tu dermatólogo.

  • Piel sensible: propiedades calmantes y suavizantes.
  • Piel seca: un plus de hidratación, luminosidad y elasticidad.
  • Piel normal: frescura y vitalidad.
  • Piel mixta: control de grasa e hidratación.
  • Piel grasa: control de brillo, grasa e impurezas.

Y permítenos un inciso: si tienes curiosidad por saber más cosas sobre tu piel, no lo dudes y hazte un diagnóstico completo con Skin Genius de L’Oréal Paris. Te orientará muchísimo con tu rutina, ya lo verás.

¿Es bueno usar tónico si tengo la piel madura?

El hecho de que tengas la piel madura no significa que debas renunciar a ningún producto de limpieza facial, al contrario, simplemente debes elegir los más adecuados. Por ejemplo, el Tónico Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] de L’Oréal Paris está especialmente concebido para dar respuesta a este tipo de pieles porque refresca, rellena al instante con hidratación y aporta volumen. Los tónicos formulados con activos —en este caso con ácido hialurónico puro macro— son perfectos para empezar a tratar la piel desde el paso uno. Por cierto, este tónico no es exclusivo para una limpieza antiedad, sino que puedes usarlo a cualquier edad (cuanto antes mejor).
Culmina tu limpieza antiedad con un tónico facial como el de la gama Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] de L’Oréal Paris. ¡Úsalo tengas la edad que tengas!

¿Es mejor usar agua micelar o tónico?

Es verdad que por formato y por textura a veces parecen un producto muy similar, pero tienen finalidades completamente diferentes. El agua micelar limpia y desmaquilla gracias a sus micelas —que son como esponjitas que atrapan la suciedad sin necesidad de frotar— pero, a pesar de que en ocasiones tiene un efecto calmante, no reequilibra ni minimiza los poros. Por ello es necesario aplicar después el tónico y así además dejamos la piel lo más receptiva posible para recibir los activos de tus cuidados hidratantes.

¿Leche limpiadora o tónico?

Los dos. Pasa exactamente igual que con el agua micelar. Sí, ambos pertenecen a la categoría de limpieza de la piel y carecen de sentido el uno sin el otro, pero tienen distintos cometidos. Eso sí, ya sabes, primero la leche limpiadora, luego la segunda limpieza y por último el tónico para cerrar el círculo.

Ahora que ya lo controlas todo sobre el tónico facial, incluidos su lugar y su misión, no creemos que lo vuelvas a omitir, ¿verdad?

DESCUBRE CÓMO CUIDAMOS DE TU PIEL