Humedad en tu pelo: ¡resuelve este conflicto ya!

En nada están aquí esos días en los que no se te termina de secar nunca el cabello y, cuando lo hace, está tan encrespado por la lluvia que necesitas volver a lavarlo para que —¡oh, sorpresa!— tarde en secarse y… otra vez volver a empezar. La humedad en el pelo se rige por sus propias leyes y vamos a descodificarlas.

Llover tiene que llover, pero nos negamos a conformarnos con el famoso: “ajo y agua” —nunca mejor dicho—. Así que vamos a hacer todo lo posible para mantener el pelo bajo control en época de paraguas (y siempre). 

10 TRUCOS PARA COMBATIR LA HUMEDAD CAPILAR

Necesitamos que el cabello esté hidratado y que la cutícula esté lo más cerrada posible; como si fuera un escudo hidrófugo. ¿Por qué? Para evitar que la humedad y el consiguiente encrespamiento hagan de las suyas. ¡Prepárate desde la ducha!

1. Tiempo de lavado más breve

El agua hace que la fibra capilar se hinche y, como consecuencia, que el pelo se vuelve más frágil. Por ello, te recomendamos que cuando te lo laves vayas al grano, respetando los tiempos de los cuidados que utilices, pero no recreándote de más. Recuerda: conciencia sostenible. 

2. Agua templada

Incluso tirando a fría en el aclarado. La razón es similar a la anterior: el calor abre la cutícula del pelo y lo encrespa. Como buscamos lo contrario, ve entrenando tu aguante. Tampoco tiene que estar congelada…

3. Mejor por la mañana

Tanto si lo secas al aire como con secador, al lavar tu pelo por la mañana evitas sí o sí el daño que provoca dormir con el cabello mojado. Y es que esa humedad durante toda la noche fomenta la porosidad de las hebras, la aparición de nudos que pueden acabar en caída por rotura y la sensibilidad del cuero cabelludo.

4. Hidratación en el lavado

Utiliza productos adecuados en función de tu tipo de pelo y cuero cabelludo para asegurar y preservar sus niveles de humectación. Cuanto más hidratada y sana esté tu melena, menos buscará el agua fuera y menos le influirá la humedad. Tus básicos: champú y acondicionador en cada lavado; y dos veces a la semana mascarilla (cuando la uses puedes prescindir del acondicionador). ¿Otro must? Aplicarte un aceite capilar antes de la ducha o después del secado. Tómatelo como un extra de hidratación.
Aunque no te lo creas, muchas veces la humedad y el encrespamiento de tu pelo se deben a la falta de hidratación. Combátela con productos como el Aceite Extraordinario Universal de L’Oréal Paris.

5. Añade un nuevo gesto en tu rutina

Las puntas suelen ser las primeras afectadas por la humedad puesto que, por lo general, están más castigadas. Pero esto lo arreglamos en 8 segundos que es lo que tarda en transformar tu cabello el nuevo cuidado reparador Magic Water de la gama Elvive Dream Long de L’Oréal Paris. Después del champú y antes del acondicionador, aplícalo de medios a puntas, masajea hacia abajo, aclara y ¡melena por estrenar! Suave, retexturizada, hidratada y brillante. Pronto te contaremos más de este producto…
Termina con la humedad de tu pelo añadiendo un nuevo cuidado entre el champú y tu acondicionador: Magic Water de la gama Dream Long de L’Oréal Paris. ¡Suavidad, textura y brillo a tope!

6. Usa toalla pero sin frotar

Nada de desandar lo andado restregando tu pelo con una toalla. A estas alturas tenemos una fibra capilar bastante cerrada, pulida y desenredada gracias a los pasos anteriores así que, seca tu cabello como si abrazaras o estrujaras cada mechón. Esa es la forma de retirar la humedad. Si frotas, estarás cargando tu pelo de electricidad estática. Consejo pro: utilizar toallas de microfibra o camisetas de algodón.
Retira la humedad de tu pelo con una toalla, pero sin frotar. Si la puedes usar de microfibra major que mejor para evitar la electricidad estática.

7. Secador lejano y paciente

Si sueles utilizar secador, olvídate de ponerlo a tope. Un cambio brusco de temperatura favorece la rotura porque está deshidratando la fibra y también encrespa. Establece unos 20 o 25 centímetros de separación entre tu cabeza y el aparato y selecciona una temperatura media. ¡Ah! E incorpora los protectores térmicos a tu rutina always y no solo cuando uses la plancha o las tenacillas.
Otro truco para evitar la humedad de tu pelo y su respuesta en forma de encrespamiento es usar siempre protectores térmicos. El Sérum Stop Frizz de L’Oréal Paris protegerá tu pelo hasta 230º C.

8. Champú en seco

Si te tocaba día de lavado y la meteorología no acompaña, aprovéchate de ese bad hair day. Los aceites naturales de tu cabello cumplirán con su cometido sellando la hidratación, así que medios y puntas aguantarán mejor la humedad en tu pelo. Las raíces las arreglas con unas pulverizaciones de champú en seco y cepillando. 

9. El truco de la laca

Si tienes localizados esos pelitos que se revuelven los primeros cuando hay humedad, puedes anticiparte y hacer que tarden un poco más en encresparse con un toque de laca. Coge una brocha de colorete que no utilices o que esté completamente limpia y pulverízala para luego pasarla por las zonas más conflictivas. 

10. Evita tocarte el pelo

Sabemos que cuando llueve quieres comprobar a cada rato si tu melena se ha convertido en un nubarrón o si tu flequillo se puede seguir llamando así. Pero… ¡manos quietas! Lo único que pueden hacer es empeorar la situación con los aceites de la piel y la fricción de los dedos. 

A ver, humedad y pelo nunca van a ser best friends, pero oye, si al menos conseguimos que convivan armoniosamente en época de lluvias o en viajes a la playa pues ya es un gran paso.
Saltar the carrusel: humedad-pelo

Usa estos productos

Aleja la humedad de tu pelo