El dilema posverano: ¿qué hago si tengo el pelo muy seco y dañado?

No tenemos pruebas —pero tampoco dudas— de que la parte de nuestro cuerpo que más sufre la vuelta de vacaciones es nuestra cabeza (cabello incluido). Si meses después de deshacer tu maleta sigues pensando en que tu vida depende de la búsqueda: “Tengo el pelo muy seco y dañado, ¿qué puedo hacer?”; continúa leyendo porque la información y los consejos expertos que te traemos te interesan.

RECOMENDACIONES ‘PRO’ PARA UN CABELLO SECO Y DAÑADO

Estimación de daños

¿Cómo es de grave el asunto? El alcance del deterioro determinará qué tipo de tratamiento para pelo seco y dañado seguir; y si no sabes cómo evaluar el estado, hay varias evidencias con las que saldrás completamente de dudas:

  • Falta de hidratación. Te lo notarás áspero y especialmente rebelde.
  • Ausencia total de brillo. Se debió de quedar de vacaciones…
  • Considerable caída por rotura durante el cepillado o simplemente haciéndote una coleta.
  • Puntas abiertas.
  • Carencia de elasticidad y aspecto como sin vida.
No lo dudes y ante los primeros signos de que tu cabello esté muy seco y dañado acude a una gama reparadora de la talla de Elvive Total Repair 5 de L’Oréal Paris.

Tijeras, ¿sí o no?

Los productos específicos para cabello seco y dañado pueden hacer mucho, muchísimo, por recuperar la salud de tu melena; pero su acción debe ir siempre acompañada de constancia y, en algunos casos, de una “ayudita metálica”. Y cuando el pelo se parte con demasiada frecuencia y las puntas están abiertas más de un par de milímetros, las tijeras deben venir al rescate. Si lo recomendable para mantener un pelo sano es cortarlo cada 3 meses, en un pelo dañado la frecuencia debe oscilar entre las 6 y las 4 semanas aproximadamente. 

Acierta con el tratamiento

Una cosa está clara, el pelo seco es uno de los primeros síntomas del pelo dañado; van de la mano, vaya. Así que, en cuanto lo percibas, debes atajarlo. Y si aparte ya lo sientes pajizo, frágil, rígido y con las puntas abiertas no hay momento para excusas y tienes que aportarle los cuidados ad hoc que requiere. En otras palabras, tienes que empezar a tratarlo con Elvive Total Repair 5 de L’Oréal Paris; una gama que en solo 5 usos es capaz de reparar el daño producido en la superficie de tu pelo hasta un 100%*. ¿Te apuntas al reto? Pues haz clic en el enlace y sube tus fotos. ¡Muchas ya lo han comprobado!

  • Con el champú y el acondicionador reparador —este último también obligatorio en cada lavado—, ya estarás combatiendo la falta de hidratación y de nutrición que, muy probablemente, habrán aumentado consecuencia de una mayor porosidad. Formulados con un 2% y un 9% de concentrado reparador con Keratina XS, respectivamente, actuarán sobre las zonas más dañadas del cabello.
  • Las mascarillas Total Repair 5 son las best friends de tu pelo dañado, la llave de un cuidado más intensivo y esto es así. Pero recuerda que se trata de un trabajo en equipo, por lo que sus resultados se verán potenciados si has aplicado el champú —obvio—, pero también el acondicionador previamente.

    – Mascarilla Reparadora: utilízala dos días a la semana. Déjala actuar el tiempo indicado y asegúrate de aclararla en profundidad.
    – Mascarilla Rapid Reviver: perfecta para cuando tienes mucha prisa, ya que el aclarado es inmediato. Y que su rapidez no te confunda porque es el producto de la gama con mayor presencia de concentrado reparador con Keratina XS (un 16%). Nota de uso: cuando la utilices puedes saltarte el acondicionador.
Si la pregunta qué hacer si tienes el pelo seco y dañado te vuelve loca, ponte en manos de la gama Elvive Total Repair 5 de L’Oréal Paris y repara tu pelo en profundidad desde el primer lavado.
  • ¿El broche final? Dos pulsaciones del Aceite Extraordinario Universal de L’Oréal Paris de medios a puntas para favorecer que el cabello retenga la hidratación y nutrición que hemos trabajado anteriormente y, ya que estamos, dotarle de un extra de definición y de brillo.

Consejos profesionales

Lo dicho; un tratamiento reparador no es inmediato e implica tiempo, disciplina y constancia, pero también podemos complementarlo y darle un empujón con los siguientes tips expertos: 

  • Lávate el pelo siempre con agua tibia y procura hacer el último aclarado a menor temperatura para cerrar la cutícula.
  • No hace falta que espacies los lavados. Es decir, fíjate en tu pelo y dale la limpieza que necesita.
  • La mejor forma de aplicarte el champú es por medio de masajes —ejerciendo cierta presión mientras avanzas “dibujando” círculos— para así activar la microcirculación del cuero cabelludo y mejorar el riego de los folículos pilosos.
  • Deja actuar durante un poco más tiempo del indicado al acondicionador, sobre todo durante los primeros días. 
  • En la misma ducha, si todavía te notas el pelo muy frágil, desenrédatelo directamente con el acondicionador puesto. Hazlo con un peine de púas anchas que te ayudará a repartir el producto y, de paso, a desliar el cabello sin agredirlo. Eso sí, empieza siempre por las puntas que es donde se acumulan más nudos.
  • Igual que con el acondicionador, durante los primeros días también puedes dejar que la mascarilla actúe durante más tiempo o incluso enrollarte la cabeza con papel film y crear un efecto “microclima” que potencie su penetración.
  • Si tienes las puntas muy abiertas, emplea la mascarilla reparadora a modo de leave-in, es decir, sin aclarar, para una performance más prolongada y profunda. Recoge tu pelo en un moño no tirante —importante este detalle— y duerme con ella puesta. A la mañana siguiente, aclara bien y sigue con tu rutina de champú y acondicionador.
  • Para una hidratación más intensa, antes del lavado puedes hacer un pre-poo con el Aceite Extraordinario Universal, dejarlo unos minutos y, a continuación, arrancar con todo el ritual.
Soluciona tus dudas sobre qué hacer con tu pelo seco y dañado usando el Aceite Extraordinario Universal de L’Oréal Paris antes de lavarte el cabello o después como broche final para, en ambos casos, aportarle a tu cabello mucha hidratación.
  • Seca tu cabello con toallas de microfibra muy suavemente para no levantar la cutícula y despertar el encrespamiento.
  • Te puedes imaginar lo que vamos a advertirte respecto a la temperatura de secadores y planchas y, por supuesto, no hace falta que te digamos que tienes que utilizar un protector térmico sí o sí como el Sérum Stop Frizz.
  • Durante este periodo “difícil” para tu melena, huye de peinados tirantes y de accesorios.
  • Por último, y a ser posible, duerme con almohadas de satén que eviten el frizz. Suena muy piji pero las de algodón roban humedad al cabello dañado.

Antes de llegar al punto de tener el pelo muy seco y dañado y preguntarte qué puedo hacer desesperadamente e hiperventilando; acuérdate de que es mejor prevenir que curar y nunca te olvides de cuidar tu cabello estés donde estés, aunque sea de vacaciones.

*Daño en superficie. Test instrumental tras 5 aplicaciones de champú + mascarilla.