¿Pelo seco? Esta es la rutina nutritiva que puede cambiarlo todo

Incluir tratamientos con aceites en tu ritual de belleza capilar es la forma más eficaz de revivir tu melena por muy áspera y descuidada que la veas ahora. ¿El temor al efecto graso te ha mantenido alejada de ellos? ¡Eso es agua pasada! Aprenderás a amar el aceite y a incluir ciertos hábitos en el cuidado de tu pelo seco que cambiarán radicalmente su aspecto. ¿Preparada?

LAS CAUSAS MÁS HABITUALES DEL PELO SECO

Los síntomas te resultarán familiares (tacto áspero, falta de brillo, aspecto apagado o sin vida, puntas abiertas…) pero es importante identificar también los motivos. Seguramente tu cabello tiende a mostrarse seco por una cuestión genética aunque existen otros factores que agravan esa circunstancia y lo van resecando poco a poco. Veamos los más comunes:

  • Exposición a agentes externos como el sol.
  • Aplicación de productos capilares inadecuados.
  • Falta de constancia a la hora de hidratar el pelo.
  • Decoloraciones o tintes sin cuidados posteriores.
  • Dieta desequilibrada.
  • Uso (o abuso) de las herramientas de calor a altas temperaturas.

LOS BÁSICOS DE UNA RUTINA DE CUIDADO ANTISEQUEDAD

$name
1

Mascarilla nutritiva

Es un must en cualquier rutina capilar pero, en la tuya, todavía más. Busca una mascarilla de acción nutritiva con ingredientes como el extracto de coco o el aceite de jojoba y dale un triple uso:

  • Como cuidado diario. Después del champú, déjala actuar durante tres minutos para una suavidad y un desenredado excepcionales.
  • Sin aclarado. Échatela como toque final antes de peinar para una nutrición constante.
  • Como tratamiento intensivo. Aplica una o dos nueces de mascarilla sobre el cabello seco, cúbrelo con una toalla caliente y déjatela puesta durante varias horas o incluso mientras duermes. Irás notando tu pelo seco más nutrido, suave y bonito con los días. 
$name
2

Aceite capilar

Hay una diferencia sustancial entre engrasar el cabello e hidratarlo y, aunque asocies este tipo de texturas ligeras con lo primero, basta con probarlos para darse cuenta de que hacen justamente lo segundo. Es más, hay aceites para el pelo que van incluso más allá y le aportan nutrición, brillo, suavidad y hasta disciplinan la fibra para evitar que se encrespe. Simplemente echa unas gotas en tus manos, frótalas para activar su fórmula y deslízalo de medios a puntas.
$name
3

Acondicionador

Este injustamente subestimado producto ayuda a sellar la cutícula para mantener la fibra capilar protegida y facilitar el desenredado. Acompáñalo de un champú formulado para tu tipo de cabello y notarás un cambio de la raíz a las puntas.
$name
4

Cobertura frente al calor

Intenta evitar en la medida de lo posible las herramientas de calor como el secador, las planchas alisadoras o las tenacillas. Por ejemplo, en verano puedes dejar que tu pelo se seque al aire libre aplicando unas gotas de aceite capilar para que no se descontrole. En todo caso, cuando vayas a usarlas, procura que sea a una temperatura media baja y aplica un protector térmico antes para resguardar la fibra capilar y minimizar cualquier daño. 
Usa un protector de calor antes de planchar tu pelo seco para minimizar los posibles daños. Después, aplica el Aceite Extraordinario Universal de Elvive de L’Oréal Paris para dar brillo y disciplina.
Completa esta rutina capilar con una correcta alimentación, un sombrero de playa (o varios) y comprobarás con tus propios ojos que un pelo seco también puede ser brillante, suave y bonito. Es cuestión de constancia y nutrición. ¿Te animas con ambas?