Cerrar
Current site: website_MasterES
Database: web
Content start path: /sitecore/content/MasterES
Home node: /sitecore/content/MasterES/home
Language: Spanish (Spain, International Sort) : Español (España, alfabetización internacional)
Index : masteres_web_index
InstanceInfo configuration: Complete
InstanceInfo site: Complete;
¿CUIDAS TANTO DE TU CABELLO COMO DE TU PIEL?

¿CUIDAS TANTO DE TU CABELLO COMO DE TU PIEL?

Nos costó AÑOS mentalizarte de la importancia del cuidado de tu piel y finalmente lo conseguimos, pero ahora nos surge otra pregunta: ¿cómo llevas el cuidado de tu cabello? Limpieza, cepillado, hidratación… crucemos los dedos y esperemos que te suene de lo que te estamos hablando.

Que te lavas el pelo es algo que ni cuestionamos pero, ¿qué más haces con él? Porque, si con esto crees que es suficiente, mal vamos. Es como si tu best friend te dijera que se lava la piel todos los días y chimpún. Pues tú le dirías: “Amiga, te quiero mucho, pero la limpieza, la exfoliación, la hidratación y la protección solar tienen que entrar en tu vida desde ya. Así que, ¡menos novios y más cuidados! (o mucho de todo)”.

Lo que queremos decir es que, igual que sigues una rutina facial debes seguir una rutina capilar. ¿Serás capaz? Nosotras te lo vamos a poner muy, pero que muy fácil.


TU RUTINA CAPILAR EN 3 GESTOS

 1. Limpieza 


Exactamente lo mismo que hacemos con la piel, lo primero es la limpieza. El pelo, como la dermis, está expuesto a un montón de agentes externos: contaminación, cambios de temperatura, productos de styling que, con el paso de las horas, ensucian y engrasan nuestro cabello. No existe ni mucho menos un deadline para lavarnos la cabeza —cada coco es un mundo—, pero hay que saber escucharlo y estar muy atentas. ¿Se te ocurre algo que te produzca más bajona que notarte el pelo sucio? ¡A nosotras no!

Los expertos recomiendan dos lavados. El primero para eliminar el exceso de residuos y el segundo para dejarlo como los chorros del oro. Aplícate sobre las manos una nuez de champú del tamaño de una moneda de 5 céntimos, frótala entre los dedos y extiéndetela por todo el cabello. Durante la segunda aplicación, trabaja el producto solo en la raíz, masajéalo durante unos minutos y deja que el resto se limpie con la espuma (¡nada de frotar los medios o las puntas!).

El primer paso de una rutina capilar es la limpieza, es decir, el lavado del cabello. ¿Te lo notas un poco dañado? Nada como el champú de la gama Elvive Total Repair 5 de L’Oréal Paris para ponerlo a punto.
Nuestro consejo: el último aclarado hazlo a conciencia y con un chorro de agua fría. Te ayudará a cerrar las cutículas de tu cabello, retrasará la aparición de la grasa y te dará un extra de brillo. ¡Ah! Y tampoco te laves el pelo con el agua muy caliente, porque lo debilita.

¿Últimamente te notas el cabello especialmente dañado? Pues te recomendamos que pruebes el champú reconstituyente de la gama Elvive Total Repair 5 de L’Oréal Paris. ¡Te lo dejará como recién saneado!

 2. Exfoliación 


Dentro del ‘universo pelos’ este paso (en su versión más básica) equivaldría al cepillado. Seguro que ya te has dado cuenta de la diferencia: la exfoliación es el segundo gesto de una rutina facial, pero el primero en una rutina capilar. Sí, has oído bien, desenredar tu pelo antes de lavarlo es fundamental para exfoliar el cuero cabelludo, eliminar los restos de productos de la cutícula, revitalizar la circulación sanguínea (especialmente si lo haces boca abajo) y favorecer la penetración del champú.

Por supuesto, para una exfoliación en profundidad del cuero cabelludo —que no olvides que también es piel— sería necesario recurrir a un tratamiento profesional.

El segundo paso de una rutina capilar es el cepillado. ¡Mucho más importante de lo que crees para seguir con el resto de gestos!

 3. Hidratación 


El cabello está formado por un 70% de agua y, si no queremos caer en la sequedad y en la deshidratación que solo nos traen cosas malas en forma de puntas abiertas o encrespamiento, tenemos que darle de beber —igualito que con nuestra piel—.

¿Cómo? Dicen que el acondicionador o los suavizantes son al cabello como las cremas hidratantes a tu piel. ¡Pero también contamos con otros aliados! Las mascarillas capilares y los aceites se han ganado por goleada la reputación de salvadores de tu pelo. Y, si tenemos que recomendarte uno, el Aceite Extraordinario Universal de L’Oréal Paris es el mejor repelente para melenas secas y estropeadas. Además de suavizar la fibra, dotarla de brillo y disciplina, aportará una nutrición inmediata a tu cabello. ¡Todo un multiusos! Empléalo antes o después del lavado, y tranquila, cero efecto graso.

El tercer paso de una rutina capilar es la hidratación. ¿Cómo? Recurre a las mascarillas Elive Rapid Revivers de L’Oréal Paris o al Aceite Extraordinario Universal. ¡Puedes usarlos seguidos!
Si buscas una nutrición e hidratación máximas, puedes utilizar los dos productos anteriores en el mismo día y momento. ¿Qué tal una vez a la semana? Eso sí, echa el pestillo, ¡que tu pelo necesita de tu tiempo!

Por cierto, antes hablábamos de puntas abiertas a causa de la deshidratación… La Crema Stop Tijeras de la gama Elvive Deam Long de L’Oréal Paris acabará con ellas en un momento. Se trata de una crema antirrotura sin aclarado especial para reforzar los cabellos largos.

Tómate este post como el primer capítulo de muchos porque aquí solo te hemos hablado de los pasos básicos de una rutina capilar. ¿Lograremos mentalizarte, como hicimos con tu piel, y acabarás cuidando también de tu cabello?

Ver más Cuidados del cabello

Usa estos productos

¡Cuida tu cabello tanto como tu piel!

#message

Más información