Cerrar
Current site: website_MasterES
Database: web
Content start path: /sitecore/content/MasterES
Home node: /sitecore/content/MasterES/home
Language: Spanish (Spain, International Sort) : Español (España, alfabetización internacional)
Index : masteres_web_index
InstanceInfo configuration: Complete
InstanceInfo site: Complete;
‘CONTOURING’: QUÉ ES Y CÓMO SE HACE SEGÚN LA FORMA DE TU CARA

‘CONTOURING’: QUÉ ES Y CÓMO SE HACE SEGÚN LA FORMA DE TU CARA

A estas alturas ya sabrás que el contouring consiste en crear un juego de luces y sombras para redefinir los rasgos; pero, ¿tienes claro qué resaltar y qué no? Fíjate en la forma de tu rostro y prepara tu varita —la brocha, en este caso— porque vas a hacer magia (y de la buena).

No exageramos; esta técnica de maquillaje parece sacada de alguna clase de Hogwarts porque consigue realzar cualquier parte del rostro: mejillas, nariz, labios, barbilla… ¡incluso el contorno facial! Para dominarla desde el principio, apúntate bien las reglas básicas del maquillaje contouring:

  • Debes usar dos tonos (como mínimo) y aplicarlos estratégicamente. Importantísimo: el claro irá en las zonas que quieras resaltar y el oscuro en las que prefieras disimular. ¿Con qué herramientas? Depende de la textura con la que te manejes mejor. Si sueles usar una base líquida, prueba los correctores —que también sirven de fondo de maquillaje— de More than Concealer de L’Oréal Paris; y, si no, combina el uso del iluminador y los polvos de sol.
  • Una vez hayas esbozado las partes que quieres redefinir, es esencial que difumines todos los tonos ayudándote de una brocha para conseguir un acabado natural.

Y ahora, para que saques partido a esta técnica, te contamos cómo hacer un contouring digno de una profesional según la forma que tenga tu cara.


EL MAQUILLAJE ‘CONTOURING’ IDEAL PARA TU CARA

 Cara alargada 


Para equilibrar visualmente tus rasgos, destapa tu More than Concealer en un tono más claro al de tu piel y aplícalo debajo de los ojos en forma de triángulo invertido. Después, extiende otro tono más oscuro a lo largo de toda la línea de crecimiento del pelo, en un trazo horizontal al final de la barbilla y encima de la línea lateral de las mandíbulas. Te enamorarás de su aplicador XXL y de su alta cobertura.

 Cara rectangular 


En este caso, lo que interesa es que el peso recaiga en los pómulos. Para ello, utiliza el tono oscuro por toda la línea de las mandíbulas y asciende ligeramente hacia las sienes. Empléalo también por debajo de los pómulos con un trazo grueso. ¿Y qué debes hacer con el tono claro? Dibuja un círculo en el centro de tu barbilla y un triángulo invertido debajo de tus ojos. Difumina y, si quieres darle un toque de bronceado natural a tus mejillas, finaliza con los polvos de sol Glam Bronze La Terra de L’Oréal Paris.

Sigue los pasos y consigue un contouring perfecto para redefinir los rasgos de tu cara rectangular con el corrector More than Concealer de L’Oréal Paris. 

 Cara redonda 


Oscurecer los contornos es uno de los trucos de maquillaje para cara redonda más fundamentales porque ayuda a afinar visualmente el rostro. Empieza con un trazo vertical del tono oscuro que recorra los laterales de tu frente, las sienes, rodee tus pómulos y termine en los surcos nasogenianos. Ahora solo te queda dibujar un círculo en el centro de la frente, un triángulo invertido debajo de tus ojos y un óvalo tumbado en el centro de la barbilla con el tono claro. Ya sabes, con un par de correctores líquidos o con el dúo iluminador-polvos de sol. Eso sí, elijas la herramienta que elijas, ¡no te olvides de difuminar!

 Cara cuadrada 


El secreto para suavizar esta forma está en aplicar el tono oscuro en tus sienes, en la zona de encima de la mandíbula y en tus mejillas. Después, haz lo mismo con el claro —o con el iluminador— debajo de tus ojos, del arco inferior de tus cejas y en el centro de la barbilla. Unas cuantas pasadas con una brocha gorda y ¡lista!

 Cara diamante 


Para equilibrar y armonizar tus rasgos —y disimular un poco la forma puntiaguda de tu barbilla—, dibuja una raya con el tono más claro en el centro de la frente y la barbilla y, además, debajo de los ojos en forma de triángulo invertido. Después, marca tus pómulos con el tono más oscuro trazando una línea debajo de tus mejillas. Y para acabar, ya sabes: ¡dale rienda suelta a la brocha! Unos toquecitos de polvos de sol tampoco están de más...

Con el corrector More than Concealer de L’Oréal Paris en dos tonos distintos puedes conseguir un contouring perfecto si tu cara tiene forma de diamante.

 Cara triangular 


Si tu cara tiene forma de triángulo invertido, redondéala con un trazo del tono oscuro en la parte superior de la frente. A continuación, dibuja un círculo en el centro de la barbilla y encima de la mandíbula con el tono más claro.

Sea cual sea tu tipo de rostro, ya conoces los trucos de contouring para armonizar tus facciones al máximo. ¡Practica y gánate a pulso el título de ilusionista profesional!

Ver más Maquillaje