cremas seguras

¿No te has preguntado nunca si estás usando una crema segura para tu piel?

Confiar está bien, muy bien, pero mejor es contar con las herramientas suficientes para poder hacerlo con los ojos cerrados. ¡Te quitamos la venda de golpe para que descubras todo lo que hay detrás de una crema segura!

Lo primero es la información, e igual que en los últimos meses te has convertido en una auténtica realfooder y no existe producto sobre la faz de la tierra capaz de colarse en tu carro de la compra sin antes pasar por tu escáner visual de ingredientes, con tus cremas deberías hacer lo mismo. ¡Elige bien tus cuidados porque tu piel lo sabe todo!

Por eso, empatizamos profundamente contigo y con todas las dudas que te surgen cada vez que estás frente a un tarro de crema: ¿qué es lo que distingue a esta hidratante de otras?; ¿cómo se determina que es segura?... y te mostramos la cara B de los cuidados de L’Oréal Paris para que, aparte de una realfooder, seas una real lover —de las cremas, claro—.

QUÉ HAY DETRÁS DE LAS CREMAS DE L’ORÉAL PARIS

Y como no queremos que inviertas horas y horas delante de tu próxima adquisición —bastante tienes ya con el tiempo que pasas en el súper—, aquí te enumeramos unos ingredientes cosméticos ‘muy especiales’ que, juntos, son garantía de una crema segura:

Más de 900 millones de euros al año en I+D

L’Oréal es la empresa cosmética que más invierte en investigación e innovación en todo el mundo. En 2019, la cifra ascendió a 985 millones de euros.

Centros de investigación y evaluación en piel reconstruida

Destaca el Centro de Evaluación Predictiva Episkin en Lyon, un referente mundial en ingeniería de tejidos que desarrolla 3 actividades principales: producción de piel reconstruida, I+D, y evaluación de la eficacia y seguridad de materias primas y fórmulas. 

4100 investigadores de 30 disciplinas diferentes

Contamos con un equipo de expertos de altísimo nivel que, además de desarrollar nuevas moléculas, están detrás de la formulación de cada cuidado, analizando cada ingrediente, seleccionando las concentraciones y combinaciones óptimas y, por supuesto, evaluando la eficacia y la seguridad del producto final. 
 Elisabeth Bouhadana mostró a las usuarias del evento de presentación de ‘Tu piel lo sabe’ os modelos de piel reconstruida con los que trabaja L’Oréal para testar sus cremas seguras.

Años de investigación e innumerables pruebas

El proceso de validación de un producto de L’Oréal antes de ser lanzado al mercado atraviesa muchas etapas: selección rigurosa de los ingredientes —nunca se utilizará un activo sin haber verificado que es seguro, tal y como exige la reglamentación cosmética europea—, múltiples pruebas in vitro e in vivo —incluso en piel reconstruida—, así como estudios instrumentales y clínicos llevadas a cabo por institutos independientes para garantizar que la fórmula sea segura para los usuarios. 

600 aplicaciones y un protocolo muy estricto de seguridad

La tolerancia de los productos de cuidado facial es evaluada en todos los tipos de piel —incluso sensibles— y testada bajo control dermatológico con un mínimo de 600 aplicaciones. Además, una vez que el producto se comercializa, el Grupo continúa haciendo un seguimiento conocido como cosmetovigilancia para detectar cualquier efecto no deseado que pudiera producirse.

Para entenderlo de un vistazo, el protocolo de pruebas en nuestros productos terminados consta de los siguientes pasos clave: estudio exhaustivo de los activos y de su dosis, desarrollo y validación de la seguridad de la fórmula y sus ingredientes, test de uso bajo control dermatológico, evaluación de la eficacia y, tras el lanzamiento del producto, cosmetovigilancia durante todo su periodo de comercialización. 

NO a la experimentación animal

Desde 1989, 15 años antes de la regulación, estamos comprometidos con un mundo sin test en animales. Ya en 1979 L’Oréal I+D creó el primer modelo de piel reconstruida para investigar sobre el comportamiento de la piel de otra forma alternativa y sumamente eficaz.
L’Oréal utiliza modelos de piel reconstruida para medir sus cremas seguras, entre otros métodos de evaluación.
La información es poder. Así que, si has llegado hasta aquí pasando por los ‘ingredientes’ anteriores —y sus correspondientes concentraciones—, no nos cabe duda de que vas a ser capaz de reconocer una crema segura y efectiva a metros de distancia. ¿Un consejo de última hora? Si eliges una marca de confianza, puedes estar tranquila: tu piel está en buenas manos.