¿Cuero cabelludo sensible? Estos ‘tips’ serán todo un alivio

Ni tienes que dejar de teñirte, ni resignarte a sufrir picores o irritación de por vida. Si tienes el cuero cabelludo sensible, ‘keep calm’ y cambia ciertas cosas. Un champú adecuado, un tinte sumamente cuidadoso o un masaje bien dado pueden ser la solución a tus quebraderos de cabeza. ¡Y hay más!

POSIBLES CAUSAS DEL CUERO CABELLUDO SENSIBLE

Los síntomas no se te escapan: picores, irritación, dolor en la raíz del pelo, sequedad, caspa, enrojecimiento… Pero, ¿sabes cuál es la causa de esa hipersensibilidad? Hacemos un recap con las explicaciones más habituales:

  • Factores derivados del clima o del entorno como el sol, el viento, el frío e incluso la contaminación.
  • Estrés físico o emocional.
  • Dieta desequilibrada.
  • Contacto con determinadas fórmulas químicas.
  • Exposición a herramientas de calor (plancha, secador, etc.)
  • Cambios hormonales que provoquen un desequilibrio en la producción de sebo.
  • Uso de un champú inadecuado.
  • Alergias u otras reacciones como la dermatitis. 

Cuando se trata de sensibilidad o molestias, ya sea en el cuero cabelludo o en la piel, es importantísimo recurrir a un profesional para identificar la causa. A partir de ahí, hay ciertos hábitos que te pueden ayudar a sobrellevarlo mejor. 

FORMAS DE MANTENER EL CUERO CABELLUDO EN CALMA

$name
1

Lávalo con un champú suave

Debes estudiar con detalle la fórmula, pedir opinión y, sobre todo, exigir que cumpla un requisito fundamental: ser apto para cabellos sensibles. Puede que te lleve un tiempo encontrar el champú adecuado pero merecerá la pena si te permite lavar tu pelo con total tranquilidad. Y otro tip extra: acláralo a conciencia para que no se quede ningún resto de producto en la raíz.  
$name
2

Si te tiñes, que sea con un producto cuidadoso

La sensibilidad capilar no es un impedimento para teñirse, simplemente un factor a tener en cuenta. Los tintes de la gama Excellence Creme de L’Oréal Paris, por ejemplo, aportan un triple cuidado. Primero, la crema colorante protege el cabello durante la coloración. Después, el Champú con pH neutro lava de manera delicada el pelo y el cuero cabelludo, eliminando el exceso de residuos. Y, por último, la savia nutritiva lo deja suave, brillante y lleno de vida sin apelmazarlo. Prueba el color que quieras, no sin antes hacerte la prueba de alergia.
$name
3

Usa las herramientas de calor con precauciones

No es necesario que las elimines de tu vida —aunque dejar secar el pelo al aire libre de vez en cuando sería un buen hábito—, pero sí que tomes algunas medidas para evitar que el calor te pase una mala jugada. El secador, mejor con aire templado y a una distancia considerable; y las planchas, desde los medios para evitar calentar la raíz y apelmazar el cabello. 
$name
4

Realiza masajes capilares

Uno de nuestros trucos de peluquería favoritos, indispensable para relajarse —he aquí un consejo encubierto— y estimular el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo. Hazlo despacio, tanto en seco como en mojado, moviendo suavemente las yemas de los dedos en círculos. 
Si tienes el cuero cabelludo sensible, realiza masajes capilares a menudo para activar el flujo sanguíneo.
$name
5

Protégelo del sol (y de los tirones y los peinados tirantes)

La protección es un básico en este caso para no debilitar la raíz o provocar sequedad. Ten cuidado con el cloro y el sol; además, utiliza un cepillo de cerdas naturales al desenredar —los de metal son una tortura para el cuero cabelludo sensible— y opta por peinados flojos que no tensionen la fibra. ¡Toda precaución es poca!
Saltar the carrusel: cuero-cabelludo-sensible

Usa estos productos

No dejes de teñirte por tener el cuero cabelludo sensible