Cómo acabar con los pelos de la barba enquistados | L’Oréal Paris

Evita los pelos enquistados en la barba con estos sencillos tips

Una barba larga y salvaje, una barba canosa, un afeitado apurado y una barba corta cuidada parecen no tener nada en común, pero las tres pueden ocultar pelos enquistados, un problema que no solo es estético porque también puede causar picor, heriditas y hasta pequeñas infecciones si no tratas el problema a tiempo. Ponerle remedio es fácil, si sabes cómo. Hoy te contamos cómo evitar los pelos enquistados en la barba. ¡Toma nota!

Por qué se forman los pelos enquistados de la barba

Los pelos enquistados de la barba son vellos que crecen curvados dentro de la piel, esto causa una pequeña inflamación o protuberancia que, a simple vista, puede parecer un granito. Los expertos apuntan a que otra de las razones de que aparezcan pelos enquistados en la barba es un afeitado excesivo o incorrecto. También la naturaleza del cabello afecta a que los pelos de la barba se puedan enquistar, por ejemplo, el pelo rizado –con el folículo piloso curvado– favorece que el vello vuelva a penetrar la piel tras ser cortado y se enquiste en la piel. Como ves, hay cosas que están en nuestra mano para evitar los pelos enquistados en la barba y otras que no podemos controlar, pero aquí van unos tips para que, en la medida de lo posible, puedas prevenir este pequeño problema en tu día a día. ¡Válidos tanto para los que quieren dejarse la barba larga como para los que se afeitan a diario!

Consejos para evitar los pelos enquistados de la barba

Hay varios consejos que puedes seguir para prevenir los pelos enquistados de la barba y el primero es que prepares y mimes la piel del rostro para que el pelo pueda salir a la superficie sin dificultad. Si no sabes cómo hacerlo, toma nota.

Limpia en profundidad la piel antes de afeitarte

Si sufres de pelos enquistados en la barba, entonces la correcta limpieza de la piel del rostro puede ser la solución. Limpiando en profundidad la capa superficial de la piel, eliminando impurezas y otros residuos y dejando la piel libre de imperfecciones, ayudaremos a que ningún pelo se enquiste. Si todavía no te limpias la piel del rostro con un producto específico, ya es hora de empezar a hacerlo a diario con el Limpiador de Carbón magnético para hombres de L’Oréal Paris, el limpiador diseñado para hombres con impurezas en la piel que combate brillo, puntos negros, tez apagada, poros dilatados y piel grasa.

Limpia tus utensilios de afeitado

Puede parecer obvio, pero una correcta higiene de la maquinilla de afeitar puede evitarte disgustos y pelos encarnados en la barba. Asegúrate de limpiarla bien tras su uso y guardarla en un lugar protegido de la humedad. 

Aféitate en dirección al pelo

Aunque no siempre es sencillo, intenta afeitarte en la misma dirección del pelo para evitar futuros pelos enquistados en la barba. Si no sabes hacía dónde crece el pelo, piensa en cómo te peinas la barba y aplica la misma dirección. 
Cómo acabar con los pelos de la barba enquistados | L’Oréal Paris

Utiliza agua tibia para el afeitado

El agua templada ayudará a que los poros de la cara se abran y dejará libres a los posibles pelos encarnados de la barba. Recuerda ser constante y metódico para empezar a notar los efectos. 

Prueba con los baños de vapor

Si no es suficiente con utilizar agua tibia en el afeitado, puedes probar con un baño de vapor. Pon agua caliente en un recipiente y, con ayuda de una toalla, intenta que el vapor te dé en el rostro durante unos 5 minutos. Así conseguirás que el poro se dilate y eliminar con más facilidad cualquier pelo de la barba enquistado.

Hidrata el rostro

Seguro que ya sabes cómo cuidar la barba, pero ¿estás al día también en los cuidados faciales? Tras el limpiador de Carbón magnético no olvides usar una hidratante que humecte tu piel en profundidad y calme la piel tras el afeitado. Así evitarás la irritación y aliviarás las rojeces.

No te afeites a diario

Debes dejar que tu piel respire y se regenere, por lo que afeitarse la barba todos los días puede ser una mala idea si sufres de pelos encarnados de manera habitual.