Flequillos abiertos: divide (tu melena) y vencerás

Tu radar “beauty” ya los tenía detectados de sobra pero, últimamente, ha captado un despertar alucinante de su actividad. Sí, los flequillos abiertos están que se salen (otra vez) y ahora mismo solo se nos ocurren buenos motivos para persuadirte. Tipo cortina, recto, lateral… ¡Venga, a abrir el telón! Por cierto, con mascarilla resaltan casi más.

TIPOS DE FLEQUILLO ABIERTO

Sientan bien a todas las facciones y, si tienes poco pelo o muy fino, visualmente aportan la sensación de que tienes más. Estos dos puntos son muy favorables, pero quédate porque hay más. ¡Ah! Tendencia, también son pura tendencia.

Flequillo abierto largo

Extralargo y con un intenso regusto años 70, este flequillo es un cambio supersutil y sencillísimo que transforma cualquier melena en un segundo. Además, si te arrepientes o no te funciona, es muy fácil de recoger o cambiar de dirección. ¡Cero riesgos! 

Para fijar su forma —que muy posiblemente hayas tenido que trabajar con herramientas de calor—, ayúdate de unos toquecitos de la Laca Elnett de L’Oréal Paris para controlar sin acartonar. Te vendrá genial en los días de humedad, pero también si te gusta llevarlo messy pero chic (aporta mucho brillo).
Eva Longoria apuesta por un flequillo abierto largo. ¿Has visto qué estiloso lo lleva? Ayúdate de la Laca Elnett de L’Oréal Paris para lucirlo con máximo brillo y control.

Flequillo cortina XL

Este “flequillo Bardot” —¿se puede ser más sensual?— o flequillo abierto desfilado es un flechazo total y atemporal. Queda cuanto más tupido mejor y se abre justo como lo harían dos cortinas: en el centro de la frente creando una “V” invertida. Luego se desfila hacia los lóbulos de las orejas para integrarse con el resto de la melena. Da la nota tanto en pelo suelto como en recogido, pero hay que reconocer que en coleta alta queda “que te mueres”.

Consigue la forma ondulada que enmarca los pómulos —y un plus de luminosidad— con una simple gota del Aceite Extraordinario Universal. Aplícatela sobre los dedos, frótala antes entre tus yemas para activar el producto e incide sobre las puntas laterales de tu flequillo moldeándolas a tu gusto.
El flequillo abierto desfilado que luce Camila Cabello es uno de los más deseados. Cuídalo y moldéalo con el Aceite Extraordinario Universal de L’Oréal Paris.

Flequillo abierto corto

Este flequi —por aquello de su tamaño—tiene la longitud exacta para esconder las cejas pero, al ir abierto, no lo consigue del todo y deja al descubierto los pelillos del principio. ¡Y ahí está parte de su gracia! La otra reside en que, al ser bastante espeso (nos encanta peinado con las puntas ligeramente para dentro), delega muchísimo protagonismo en la mirada. 

Al ser una versión con volumen, abundante —en algunos casos nace desde la coronilla— pero no demasiado larga, adelántate y evita el encrespamiento con el Sérum Stop Frizz de Elvive Dream Long. Además te servirá para protegerlo frente al calor porque sí, es muy posible que para llevarlo trendy total la plancha sea tu nuevo must.
El flequillo abierto corto también tiene su público. Dale rollazo y mantenlo bajo control con el Sérum Stop Frizz de L’Oréal Paris. Es antiencrespamiento y también te ayudará a proteger tu cabello si utilizas herramientas de calor.

Flequillo abierto recto

Ya has visto y comprobado la facilidad con la que un flequillo abierto es capaz de integrarse con el resto de la melena por completo; bien porque sea largo, porque vaya desfilado o porque se esconda detrás de las orejas. Pero la propuesta de cortarlo recto, delimitando perfectamente lo que es flequillo y lo que no, tiene un “puntazo” tremendo. 

Hablando de puntos y puntas… Préstales atención a estas últimas, ya que al ir cortadas casi como con láser tienen que verse impecables, compactas e hidratadas. Mímalas con el Aceite Extraordinario Universal y, permítenos una sugerencia, aprovecha para presumir de piercings y pendientes en tus orejas. Te darán más “rollo” aún.
El flequillo abierto recto sin duda es una de las tendencias del momento. Llévalo hidratado, brillante y perfecto con el Aceite Extraordinario Universal de L’Oréal Paris. ¡Sublímalo como la modelo Soo Joo Park!

Flequillo abierto, pero de lado

Como por lo general se impone la raya en medio, este formato te podrá gustar más o menos, pero bueno, lo que queríamos es que supieras que también existe la posibilidad. De hecho, la mayoría de los estilos anteriores pueden transformarse en un pispás escorándose a la derecha o a la izquierda, por lo que tú verás. ¿Nuestra opción fav? Flequillo largo abierto armónicamente incorporado en media melena (otra que tampoco se puede llevar más).

En caso de que tengas el pelo demasiado fino, carda un poco la coronilla para crear volumen y triunfar en el apartado romanticismo. No olvides fijar y aportar brillo con la Laca Elnett.
El flequillo abierto lateral que lleva Luma Grothe es otra opción muy viable y menos arriesgada que también funciona a la perfección. Si lo tienes muy fino, dale cuerpo, volumen y brillo con ayuda de la Laca Elnett de L’Oréal Paris.

Mechones dirigidos

Si hay algo que caracteriza a los estilismos de finales de los 90 y primeros de los 2000 —aparte de las cejas finísimas—, fueron el par de mechones más o menos largos que enmarcaban todos los rostros de la época. Ahora regresan otra vez, un poco más anchos eso sí, pero con ese efecto wet tan particular de sus antepasados. Los estamos viendo hasta el pómulo y muy despuntados. 

Tip importante: como tendrás que utilizar la plancha para mantenerlos en su sitio, hazte con el Sérum Stop Frizz de Elvive Dream Long de L’Oréal Paris que aguanta hasta 230ºC. No querrás un flequillo “chamuscadito”, ¿verdad?
Tu flequillo abierto también lo pueden componer dos mechones noventeros anchos muy dirigidos y controlados. Usa el Sérum Stop Frizz de L’Oréal Paris y protégelos mientras los trabajas con una herramienta de calor.
Acabas de ver cómo los flequillos abiertos tienen un montón de ventajas y casi ningún inconveniente. Y es que, aun pensándolo, el mayor hándicap que nos viene a la cabeza es el mantenimiento y tampoco, porque el estilo effortless y casual que irradia cualquier peinado con flequillo abierto —sí, sí, aunque no vaya pulido y trabajado— tiene en vilo a todo el panorama capilar. Lo dicho, lo messy está de moda.