Este es el remedio para tu mala cara del lunes (y del M, X, J, V...)

Hay quien se levanta resplandeciente y se mantiene estupenda hasta el final del día… y luego estamos las del club de la mala cara, abonadas a las ojeras y a la piel apagada (entre otros). ¿Eres de las nuestras? Pues relax porque tenemos una auténtica navaja suiza con la que combatir estos disgustos beauty.

DESHAZTE DEL MAL ASPECTO EN 5 PASOS

Desde una limpieza profunda hasta una cobertura infalible pasando por ese toque de color que todo lo cambia. Sigue estos trucos y… ¡bye bye, mala cara!
1

Lo primero: una piel limpia e hidratada

Ni dormir 12 horas ni bañarte en leche de burra como Cleopatra te servirá de mucho si no incorporas a tu día a día una buena rutina de limpieza facial. Porque cuando limpiamos nuestra piel no solo estamos eliminando las pieles muertas sino también las impurezas que se adhieren a ella por el mero hecho de salir a la calle. Recuerda hacerlo mañana y noche y aplica después tu crema —¡también por el cuello!—. 
Primer paso contra la mala cara: una correcta rutina de limpieza facial combinada con la acción de tus cremas de L’Oréal Paris.
2

Cobertura sí, pero con una base natural

Uno de los errores más comunes que cometemos cuando tratamos de disimular cualquier imperfección es incorporar capas y capas de maquillaje. Y resulta que la pintura de brocha gorda es mejor reservarla para la pared del salón; de lo contrario, impedimos que la piel respire y, con el paso de las horas, se terminan notando más las arrugas, poros y líneas de expresión. Elige una base de maquillaje fluida como Infalible 24H Matte Cover que te garantiza una cobertura resistente y muy natural. Estarás protegida de la mala cara pero también del temido efecto máscara.
3

Ataque al detalle con el corrector

Hay zonas del rostro que se empeñan en ponérnoslo difícil, como las ojeras o esas antiestéticas venitas rojas que aparecen en las aletas de la nariz. Para ocuparte de estos pequeños detalles confía en un corrector antiojeras de larga duración acorde a tu tono de piel. La gama More than Concealer es ideal porque cubre a la perfección y no reseca. Aplica una pequeña cantidad, difumínala utilizando el dedo y… ¡tachán!
Siguiente paso contra la mala cara: una base de maquillaje resistente como Infalible 24H Matte Cover y un corrector de larga duración como More than Concealer de L’Oréal Paris.
4

Mirada descansada (guiño, guiño)

La piel delata… ¡y la mirada confirma! De ahí que los ojos sean otro de los puntos a los que prestar especial atención. ¿Un consejo? Si la jornada se presenta larga huye de looks recargados y confía en sombras de tonos naturales que iluminen el párpado, así como en máscaras que aporten intensidad a la mirada. La nueva Paradise de L’Oréal Paris, al aportar volumen y ligereza a las pestañas, crea una sensación de aparente descanso que —¡shhhh!— solo tú sabrás que es ficticio.
5

Un toque de color en los labios

En esta lucha pocas cosas ayudan más que unos labios hidratados y brillantes, sea lunes, martes o domingo. La clave está en utilizar fórmulas cuya textura sea ligera y, muy importante, que no cuarteen. La gama Brilliant Signature de L’Oréal Paris, con 9 tonos distintos de acabado gloss, se quedará contigo hasta el final del día. Se acabó el ir dejando rastros de color en servilletas, vasos y (¡horror!) ¡en tus propios dientes!
Último paso contra la mala cara: darle color a los labios con la fórmula de acabado gloss de Brilliant Signature de L’Oréal Paris.
Como ves, la clave de un look duradero que transmita frescura es la naturalidad. O lo que es lo mismo: contra la mala cara, ¡menos es más! 
Saltar the carrusel: mala-cara

Usa estos productos

Nadie volverá a decirte que tienes mala cara

Saltar the carrusel: mala-cara

¿Quieres saber más?

También te podría interesar…