Protector de calor para el cabello: todos los caminos conducen a él

Cumples con todos los pasos de tu rutina capilar al dedillo (champú, acondicionador, mascarilla, aceite…) pero luego, en el último, en el momento secado, vas y la lías. Y claro, tu pelo se resiente. Quédate con esta ley no escrita: siempre que uses herramientas de “styling”, tienes que usar previamente un protector de calor para tu cabello. Así de sencillo. A no ser que quieras tirar todo el trabajo previo por la borda…

LO QUE TIENES QUE SABER SOBRE UN PROTECTOR TÉRMICO

Qué es; para qué sirve; cómo utilizarlo y por qué es tan importante. Si hasta ahora tú y tu pelo habíais sobrevivido sin él, cuando lo incorpores vas a alucinar con la diferencia. ¿La más evidente? Adiós a las puntas quemadas.

¿Qué es un protector de calor capilar?

Se trata de un producto cosmético cuya principal función es proteger nuestra melena (no solo a nivel externo sino también interno) de las temperaturas excesivas que pueden llegar a desprender tu secador, tu plancha o tus tenacillas; sobre todo si no las vigilas. Ten en cuenta una cosa: todos los expertos recomiendan emplear tanto el secador —sí, con él también hay que tener cuidado— como la plancha a la mínima temperatura posible. Es decir, si normalmente el tope de ambas está en 230 grados centígrados, si las puedes utilizar por debajo de esta cifra, muchísimo mejor.
Cuida tu pelo mientras lo trabajas con un protector de calor para el cabello como el Sérum Stop Frizz de L’Oréal Paris. Aguanta hasta 230 grados centígrados y también combate el encrespamiento.

¿Para qué sirve?

Su cometido número uno ya te lo hemos contado, pero lo cierto es que muchos protectores de calor para el cabello, además de la mencionada, presentan otras propiedades complementarias. El Sérum Stop Frizz de L’Oréal Paris, concretamente, es antiencrespamiento —sí, sabemos que esto te llama—, combate la electricidad estática, deja tu pelo suave y, lo más importante, actúa como un escudo protector capaz de soportar hasta 230 grados centígrados sin engrasar lo más mínimo.

Sérum Stop Frizz de L'Oréal Paris

Descubre las propiedades de este protector de calor para el cabello

PRUÉBALO

Cómo utilizarlo

Lo primero que te recomendamos es que espacies al máximo el uso de tus herramientas de calor; pero asumiendo que esto que te pedimos es complicado y más aún en invierno, siempre que vayas a hacer uso de ellas, nunca te olvides de aplicarte antes tu protector de calor para el cabello. Empléalo sobre tu pelo húmedo, una vez que ya no esté empapado, y hazlo de medios a puntas. Con una o dos pulsaciones del Sérum Stop Frizz será suficiente. Y ahora ya sí, podrás proceder con el secado e incluso con el styling. ¡Muy importante! Si vas a recurrir a la magia de las planchas —lo sabemos, a nosotras también nos encantan— nunca lo hagas sobre tu melena mojada. Sécala previamente con el secador a una temperatura media y a una distancia de 20 cm aproximadamente. Te prometemos que no solo estarás preservando la salud de tu cabello sino que también estarás optimizando el resultado final.
A veces los protectores de calor para el cabello presentan más propiedades aparte de la de bloquear el daño consecuencia de las altas temperaturas. El Sérum Stop Frizz de L’Oréal Paris, por ejemplo, también combate el encrespamiento.

¿Por qué es tan importante?

Por toda la info anterior, seguro que ya tienes claro que el protector de calor para el cabello actúa como una especie de barrera invisible frente a las altas temperaturas, pero también salvaguarda tu melena de los siguientes riesgos:

  • Evita los daños consecuencia del exceso de grados; deshidratación, sequedad y rotura, principalmente.
  • Previene la pérdida de la humedad natural de las fibras capilares que, pese a lo que pueda parecer, está muy relacionada con el encrespamiento. Y a este último, le queremos lejos, gracias.
  • Mantiene tus puntas a salvo que ya sabes que son las primeras en manifestarse cuando están quemadas o ligeramente abiertas. ¿Visualizas el puntito blanco que se les pone justo al final, verdad? Pues eso es lo que debemos evitar.
  • Por cierto, si acompañas el sérum con la acción de un aceite, estarás reforzando la hidratación y, al mismo tiempo, sublimando aún más el resultado y el acabado brillante y pulido.

Si quieres “trabajar” tu melena tranquila y a gusto —para luego evitarte disgustos—, solo tienes que cumplir con un requisito: utilizar un protector de calor para el cabello. Tampoco es para tanto, ¿no?