El Wolf Cut es sin duda uno de los peinados más de moda. Llévalo al siguiente nivel con los productos de fijación de L’Oréal Paris.

Wolf Cut: así se llama tu próximo corte de pelo

Si tuviéramos que resumir este año en tres cortes de pelo, sin duda serían el Flob, el Mullet y el que ocupa el titular. Así de claro. Y es que el “boom” de este corte salvaje, desaliñado y que sienta bien a todos los rostros —con sus correspondientes adaptaciones— es imparable. El Wolf Cut se come a bocados las redes sociales y ahora vas a entender el porqué.

EL OTRO LADO DEL WOLF CUT

La cara visible es incuestionablemente “atrapadora”, atrae como un imán pero, ¿qué esconde detrás?

En qué consiste el Wolf Cut

Digamos que es una superfusión de los famosos Mullet y Shag, los setenta y los ochenta y la estética rock y punk. Se dice pronto… El resultado es un corte con flequillo con mil y una capas desfiladas que enmarcan la cara, con mucho volumen en la parte superior y poca densidad desde la nuca. ¿Lo visualizas más o menos?
El rasgo más distintivo del Wolf Cut son el flequillo y las capas. Aprende a sacarle el máximo partido con los productos de fijación de L’Oréal Paris. Por ejemplo, el Aceite Extraordinario le aportaría muchísima hidratación a tus puntas.

A quién le queda bien

A todas… las que sean atrevidas, claro. A ver, que es un poquito osado sí, pero que favorece a casi todos los tipos de pelo, largura y rostro, también. Tips a tener en cuenta:

  • Si tienes la cara redonda, el flequillo te quedará mejor si lo llevas ladeado y con movimiento.
  • Si tienes poca densidad capilar, apuesta por un fringe largo y ten cuidado con las capas por aquello de que las puntas no se vean demasiado pobres.
  • Si tienes el pelo muy grueso o muy rizado, ok, pero mucho cuidado con las capas que ya sabes que a ti el peso te viene muy bien para aplacar la “fosquedad” y el encrespamiento.
  • Las mechas o reflejos son su perfect match, sobre todo en cabellos ondulados.

Cómo se hace

Aunque hayas visto muchos vídeos para conseguirlo en casa, nuestro consejo —y te lo decimos con rotundidad— es que vayas a la peluquería. El corte ya es suficientemente “cañero” de serie, por lo que no hace falta que le añadas ni más emoción ni más adrenalina. Eso sí, como el saber no ocupa lugar, aquí te especificamos el paso a paso del Wolf Cut:

  • La mitad superior del pelo se corta hacia delante creando muchas capas —son las auténticas protagonistas— desfiladas y con movimiento a tope. De esta manera, el flequillo que es bastante tupido queda integrado en el conjunto. 
  • Las capas inferiores son más largas y se van escalando para enmarcar el óvalo facial.
  • Se puede ir cortando a navaja para potenciar la textura y el efecto de “puntas mordidas”.
  • También, muchas veces, se utiliza una tijera de vaciado para “adelgazar” largos y zona posterior. 

Cómo se peina

En general, supone un mantenimiento asequible, lo cual se agradece. Presta especial atención a la textura y al volumen superior —te dejamos unos “truquitos”— y conseguirás llevarlo muy top:

  • Sécalo con la cabeza hacia abajo para que coja volumen. No hace falta que lo seques del todo con secador. Deja un 25% aproximadamente “al aire” para resaltar el cuerpo y la espontaneidad asociados a este look.
  • Si tienes el pelo muy fino —el mejor escenario para un Wolf Cut—, puedes utilizar unas pinzas planas como las que sujetan los rulos para ir separando los mechones de la raíz. Úsalas mientras lo secas para ahuecarlo ligeramente y darle cierto volumen y después fija con unas pulverizaciones de la Laca Elnett de L’Oréal Paris y “sacude” todo el conjunto.
  • Para ganar en textura una posibilidad sería hacerte unas ondas con ayuda de la plancha. Antes, reparte un par de pulsaciones del Sérum Stop Frizz de medios a puntas que te ayudarán a proteger tu cabello del calor (aguanta hasta 230 grados centígrados). Además, como luego vas a tener que romperlas, te servirán para deshacerlas sin encresparlas. 
  • Una vez lo tengas seco y quieras alborotarlo para potenciar ese rollito grunge, aplica unas gotas del Aceite Extraordinario Universal sobre las yemas de tus dedos, frótalas para activar el producto y extiéndelas sobre las puntas de tu pelo. También te vale para dirigir hacia donde tú quieras las puntas del flequillo y los mechones laterales. ¡Ah! Y si tienes el pelo rizado, es ideal para romper el cast —cuando los rizos se quedan demasiado tiesos— y mantenerlo hidratado. 

Tipos de Wolf Cut

Ante semejante demanda, la oferta no podía quedarse atrás y tenía que reaccionar. A ver qué te parecen estas versiones…

  • Soft Wolf Cut: ideal para melenas que quieren sumarse a la tendencia sin perder nada de largo. El volumen es menor en la zona superior y la clave está en colocar los mechones laterales a modo de patilla sin tapar la oreja. ¡Nos encanta ese toque!
El Soft Wolf Cut es una versión del corte Wolf Cut abanderada de llevar más volumen en la parte inferior que en la parte superior y muy característica por dejar las patillas delante de las orejas y sin cubrirlas. Clávalo con los productos de fijación de L’Oréal Paris. La Laca Elnett te vendrá genial para mantenerlo todo en su sitio.
  • 60’s Wolf Cut: la zona superior va muy redondeada a modo de casco o como esos cardados estupendos que solo con verlos nos trasladan directamente a los sesenta. El flequillo muy denso en supercontraste con los mechones que rodean el cuello, más finitos.
Esta es la versión más sesentera del corte de pelo Wolf Cut. Nos encanta la parte abombada de arriba. Y si quieres llevarlo bien arreglado, ayúdate del Sérum Stop Frizz de L’Oréal Paris para proteger tu cabello de las altas temperaturas de tus herramientas de calor.
  • Short Wolf Cut: ¡sí! También se lleva en pelo corto; pero el volumen aquí es menos apreciable, más suave y las capas un poco más delicadas. Es un corte que resalta especialmente los pómulos y que parece estar hecho por y para los cabellos lacios.
¿Te gusta el pelo corto? Pues el Wolf Cut también tiene su versión Short Wolf Cut. Dale un poco de movimiento con la ayuda de la Laca Elnett de L’Oréal Paris que también te aportará brillo y fijación.
  • Curly Wolf Cut: te lo decíamos arriba; este corte resalta la textura del cabello, así que se lleva bien con rizos y con ondas. Eso sí, insistimos en la importancia de que te lo haga un profesional para que no se te quede completamente desmadrado. ¿Otra advertencia importante? Los que saben dicen que hay que tener cuidado con las tijeras de vaciado para no quitarle la gracia al rizo. Mejor hacer muchas capas y que la punta del rizo acabe recta a que pierda su forma natural.
El Curly Wolf Cut es la adaptación perfecta de este corte para los cabellos rizadas. Dalo todo con ella con la ayuda del Aceite Extraordinario de L’Oréal Paris que te ayudará a mantener tus “caracolillos” bien hidratados y definidos.
El Wolf Cut en todos sus formatos más que una tendencia —bueno, mejor dicho, tendención— es un manifiesto: una proclamación en todo regla en pos del pelo natural y de todo el potencial que esconde (y escondemos).