Cómo limpiarte la cara (y hacerlo bien) también tiene su técnica

Llevas repitiendo este gesto toda tu vida, pero seguro que fue hace poco cuando pasó a convertirse en el primer punto de tu rutina de belleza facial. Y no es lo mismo llevarlo a cabo de forma mecánica —cual autómata— que con conocimiento de causa y dándole la importancia que se merece. La temperatura del agua, el secado, el número de veces, la doble limpieza… todo cuenta. ¿Lo ves? Cómo limpiarte la cara también tiene su ciencia.

CÓMO TENER LA CARA LIMPIA DE VERDAD

Elimina las células muertas, reduce el exceso de sebo, favorece la absorción de los activos (nos referimos, sin ir más lejos, a los que contienen los tratamientos) y refuerza la función barrera que, básicamente, se encarga de protegernos de todas las agresiones externas a las que se ve expuesta nuestra piel. Pues sí, va a resultar que tener la cara limpia es bastante fundamental, así que vamos a hacerlo bien.
 

Lava tus manos

Van a ser tu herramienta de trabajo, por lo que lávalas bien y en profundidad antes de empezar. Así eliminarás cualquier resto de suciedad o de bacterias y evitarás traspasarlas a tu cara.
Lo primero que tienes que saber sobre cómo limpiarte la cara correctamente es que tus manos deben estar completamente limpias antes de empezar con tu rostro.

Retira el maquillaje

A la hora de retirar el maquillaje necesitamos un producto efectivo pero muy suave como el Agua Micelar Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] de L’Oréal Paris. Sus micelas atraparán el makeup sin necesidad de frotar, reduciendo así la irritación y el tiempo implicado. Además, lo mejor es que desde el primer momento estarás rellenando tu rostro gracias a que está formulada con ácido hialurónico puro. Hidratación al instante. Vierte el agua micelar sobre discos reutilizables y protagonizarás un uso sostenible y responsable.

Desmaquillar no es limpiar

Eliminar el maquillaje no es suficiente para limpiar la piel. Quédate con esta metáfora: ahora mismo es como si te hubieras quitado la ropa pero todavía te faltara la ducha. Para esta segunda limpieza necesitas un limpiador específico —el agua sola o con jabón no es suficiente— acorde a tu tipo de piel. Si las coreanas pusieron de moda este método —ya hace años— y todo el mundo lo ha abrazado, por algo será. Y es que la doble limpieza funciona y es una realidad. ¿Conoces los geles limpiadores de L’Oréal Paris de uso diario?
Para saber cómo limpiarte la cara es necesario que domines la técnica de la doble limpieza. Desmaquillante primero y otra segunda limpieza después.

Temperatura del agua

Un término medio será lo mejor para evitar rojeces, sequedad, tirantez e incluso irritación; así que lávate con agua templada en cualquier época del año.

No frotes

Utiliza las yemas de tus dedos para limpiar tu piel mediante movimientos circulares y ascendentes. No hace falta frotar ni restregar, ¡tampoco lo hagas con la toalla cuando te seques! 

Doble ‘check’ al aclarar

Es muy importante aclarar bien el limpiador antes de secarnos. Presta atención a zonas como el cuello, por debajo de las orejas y al nacimiento del cabello para que no se te escape ningún resto. 

Toalla en exclusiva

Aquí la exclusividad sí que es obligatoria. Debes tener una toalla dedicada solo a secarte la cara y solo para ti, sobre todo si sufres de granitos. Cámbiala muy a menudo para asegurarte de que está limpia y retira el exceso de humedad por medio de toques.

Momento exfoliación

Si es uno de esos días en los que te toca un plus beauty —se recomienda dos veces a la semana— hazlo de la mano de alguno de los 3 Exfoliantes Azúcares Suaves de L’Oréal Paris. Su turno es justo después de la doble limpieza (con la piel superlimpia) y antes del tónico, y su principal cometido es estimular la renovación cutánea al retirar las células muertas de las capas más superficiales de la epidermis. Si tienes la piel sensible, entérate antes de si debes o de si no.
Si quieres saber cómo limpiarte la cara de categoría tienes que estar familiarizada con la exfoliación. Descubre los Exfoliantes Azúcares Suaves de L’Oréal Paris y presume de rostro limpísimo como Luma Grothe.

El tónico también es limpieza

El tónico es uno de esos productos multitarea a los que no se les hace casi justicia y son lo más. Por un lado, elimina los posibles restos de suciedad que hayan podido quedar tras el desmaquillante y la limpieza y, por otro, prepara la piel para los tratamientos que te apliques después. Además, nivela el pH del cutis y ayuda a que los poros se contraigan. Y si esto te parece poco, el Tónico Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] de L’Oréal Paris rehidrata y aporta volumen a la piel, haciendo que se vea superjugosa. Así que, si todavía no eres del team tónico, ¡estás tardando!
Para terminar de saber cómo limpiarte la cara a la perfección no deberías olvidarte del tónico. El nuevo Tónico Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] de L’Oréal Paris rehidratará y aportará volumen a tu piel al instante.

¿Cuándo hay que lavarse la cara?

Dos veces al día es lo que aconsejan los expertos. Concretamente, por la mañana y por la noche; pero todo dependerá de tu actividad cotidiana. Por ejemplo, repite el gesto tras hacer ejercicio para retirar el sudor o si has estado el algún lugar muy contaminado para eliminar la polución y la suciedad. 

Cómo limpiarse la cara correctamente es la clave para el éxito de todo lo que viene detrás: desde el tratamiento del rostro hasta el maquillaje (por cierto, nunca olvides que tus brochas también deben estar impolutas). ¡Es el paso que nunca te puedes saltar!

DESCUBRE CÓMO CUIDAMOS DE TU PIEL