Contouring, strobing y ahora... ¡draping!

¡El colorete ha vuelto! Bienvenida a una nueva tendencia de maquillaje, el draping, una técnica híbrida entre el contouring y el strobing para una tez impecable, con unas mejillas rosadas. Te presentamos en detalle este último fenómeno de belleza

Consejo
1

El draping, un concepto de Marc Jacobs

Esta nueva técnica de maquillaje ha pillado por sorpresa a los fashionistas. El contouring, el strobing y tontouring han dado paso al draping, donde se usa el colorete para esculpir los contornos faciales y sublimar el tono de la piel. En realidad no es nada nuevo, sino algo que ha resurgido: los coloretes y el draping nacieron en los años 80, cuando algunas musas de la gran pantalla como Elizabeth Taylor, Brooke Shields y Cher se atrevieron con ellos. La técnica consiste en realzar nuestros mejores rasgos trabajando alrededor de nuestra estructura ósea. Su resurgimiento fue gracias a Marc Jacobs, quien adaptó esta técnica clásica y aportó un toque de modernidad para hacer que el resultado fuera lo más natural posible.
Consejo
2

Pero, ¿en qué consiste la técnica?

No necesitas hacerte con tus pinturas de guerra, un colorete adecuado a tu tono de piel será suficiente: tonos rosados para rubias de piel clara, naranjas o beiges para pieles bronceadas u oscuras y tonos brillantes para pieles negras. Requerirás de una brocha suave, plana y de pelo largo para que puedas aplicar ligeramente tu colorete sin dejar rayas.
Consejo
3

Draping en 3 sencillos pasos

- Esculpir: para sublimar tus contornos faciales, empieza aplicando un colorete de tono más intenso y oscuro. Procede en primer lugar justo bajo los pómulos, en la parte inferior del rostro y bajo la línea del cabello. Esto suavizará y rellenará tus rasgos. Continúa con un tono más claro en la parte superior de los pómulos. Fusiónalos para un acabado natural. - Lifting: 

aplica el colorete en la parte superior de las mejillas y trabaja a lo largo (no hacia arriba) de tus pómulos. Continúa aplicándolo en la barbilla, aportando un toque a cada lado, para definir la mandíbula. Puedes ir un paso más allá dando una pasada en las sienes.

- Fusionar: el paso final es aplicar el colorete en la parte superior y los laterales del rostro, para un acabado de tonos uniformes. Aplica el colorete en la parte superior de las cejas, hacia las sienes. Continúa a lo largo del puente de la nariz y aporta un toque en la punta de tu barbilla. Finaliza con el cuello, fusionando el colorete hacia el escote. Ya hemos terminado con el draping, ¡estamos listas para arrasar!
Saltar the carrusel: Body Care Articles

¿Quieres saber más?

También te podría interesar…

Saltar the carrusel: Full Range

Productos relacionados

También te podría interesar…