El laboratorio para el cuidado de la piel: la ciencia detrás de los productos para la piel

Los productos para el cuidado de la piel pasan por numerosos ensayos y máquinas de alta tecnología y se someten al control cuidadoso de su eficacia antes de que lleguen a tu piel. Visitamos el laboratorio para el cuidado de la piel en el que se realizan estas pruebas.

Transcurren de nueve a dos años entre el nacimiento de un producto en el laboratorio de I+D de L'Oréal y su entrada en el mercado. En este periodo, intervienen en su creación cerca de 50 personas y, en cada etapa de producción, debe someterse (y pasar) varios ensayos. 
CONSEJO
1

Evaluación de las materias primas

Esta es la primera prueba que debe pasar cualquier producto para el cuidado de la piel. Si los ingredientes y materias primas seleccionados no son totalmente eficaces, estables y perfectos desde el punto de vista cosmético, la fórmula se debe volver a estudiar. Existen otros criterios que dependen del tipo de producto: si es necesario aclarar el producto (aceite desmaquillante) o no (sérum antienvejecimiento), la zona del rostro o del cuerpo en la que se aplicará, o incluso con qué frecuencia deberá utilizarse.
CONSEJO
2

Prueba de estabilidad

Terminada la primera etapa, se continúa con la prueba de estabilidad. Su función: asegurar la durabilidad de la eficacia de la fórmula. Por eso, nuestras cremas faciales pasan dos meses en una cámara de calor a 45°C, que es lo que equivale a tres años guardadas en el cuarto de baño. Si surge cualquier problema, se revisa la fórmula inicial y se corrige. 
CONSEJO
3

La ciencia del cuidado de la piel: Prueba microbiológica y de tolerancia

Todos los productos se prueban en una unidad completamente estéril del laboratorio ​Chevilly-Larue·​Microbiology·​Laboratory. Está prohibido entrar sin monos nuevos, un gorro protector para el pelo, fundas para los zapatos y las manos limpias.  En estas salas, los equipos de alta eficiencia y los conocimientos científicos más revolucionarios se unen para comprobar las características microbiológicas de una fórmula, detectar cualquier contaminación (para poder modificarla) y comprobar la seguridad de su embalaje. De nuevo, no hay lugar para la incertidumbre, y los criterios son especialmente estrictos para los productos que se aplican alrededor de los ojos.
CONSEJO
4

Prueba instrumental

El objetivo: evaluar el rendimiento de los productos para el cuidado de la piel del rostro. Este test podría describirse como la prueba del "antes y después". Se realizan evaluaciones no invasivas en 200 personas que prueban las cremas del futuro. Algunos de los equipos de alta tecnología que se encuentran en el módulo de evaluación instrumental:
– SkinChip®: un dispositivo que nace a partir de los instrumentos utilizados para tomar las huellas dactilares. Mide la hidratación de la piel. En poco más de diez segundos, capta imágenes precisas de la piel para recrear su microrrelieve a la perfección en una imagen de alta definición. Este mapa de la piel evalúa el grado de humedad midiendo así la eficacia de la crema. 
– La "chromasphere®": este instrumento, patentado por L'Oréal, analiza el color de la piel. Se ha creado un mapa con todos los colores de piel distintos en el mundo (66 tonos en total). 
– Medición de la estructura de las arrugas: este sistema recoge distintos detalles sobre la geometría de las arrugas (profundidad, anchura y longitud) y los compara con las mediciones realizadas 28 días después de haber comenzado a utilizar el producto. Es la forma más sencilla de demostrar la eficacia de un producto antiedad. Además de estas pruebas, a menudo se realizan otras a cargo de laboratorios independientes para confirmar los resultados iniciales.
Saltar the carrusel: Full Range

Productos relacionados

También te podría interesar…