Los diez principales culpables de los daños en la piel

Las cremas, los tratamientos para el cuidado de la piel y los desmaquillantes inadecuados pueden dañar la epidermis. Y eso no es todo. Los factores externos y el estilo de vida también pueden perjudicar nuestra piel. Veamos con más detalle qué agresiones son las más dañinas:

CONSEJO
1

El sol

Piel seca, arrugas muy marcadas, pérdida de elasticidad, manchas de la edad... Todas sabemos que los rayos ultravioleta envejecen nuestra piel, sobre todo los rayos UVA e infrarrojos que son los que penetran hasta la dermis. Por tanto, es fundamental protegernos con protectores solares y tener especial cuidado entre el medio día y las cuatro de la tarde. ¡Pero no lo evites del todo! Necesitamos nuestra dosis diaria para aumentar los niveles de vitamina D y sincronizar nuestro reloj corporal interno.
CONSEJO
2

El alcohol

Beber demasiado alcohol es devastador para nuestro cuerpo y nuestra piel. Disminuye el ritmo de producción de colágeno y reduce la elasticidad de la piel, de manera que las líneas y arrugas se vuelven aún más pronunciadas. Nuestra piel se seca y deshidrata mientras que la mala circulación favorece la aparición de bolsas y ojeras. El alcohol causa estragos en pieles sensibles y puede provocar un aumento del acné, la rosácea y la psoriasis.
CONSEJO
3

El tabaco

El tabaco es muy perjudicial para la salud y también lo es para nuestra piel. Fumar envejece la piel. Provoca una oxidación irreversible y empeora la circulación. La aparición de arrugas es más temprana en fumadores y su piel se vuelve más fina. El contorno facial empieza a descolgarse y el brillo saludable va dando paso a un tono más grisáceo. 
CONSEJO
4

La contaminación

La contaminación ataca a la capa hidrolipídica, a las uniones intracelulares y a la membrana de las células cutáneas. Todo ello provoca una oxidación y, aunque nuestra piel luche por combatirla, puede sobrecargar nuestro sistema inmunitario reduciendo la eficacia de nuestros mecanismos reparadores. La sudoración puede aumentar y nuestra piel puede perder flexibilidad, pelarse o volverse más grasa. Con el tiempo, nuestra piel se va haciendo más sensible.
CONSEJO
5

El estrés

El estrés y la ansiedad acaban notándose en nuestra piel. A corto plazo, el estrés hace que la piel esté más seca, sensible e irritada. Se activa la producción de sebo al tratar de protegerse, pero los poros acaban obstruyéndose y empiezan a aparecer manchas. También puede salir eccema en algunas zonas del cuerpo. Con el tiempo, se reducen los niveles de colágeno en la dermis, disminuye el tono y la flexibilidad de la piel, aparecen manchas de la edad y las arrugas se profundizan. El estrés crónico sumará años a nuestro rostro y nuestra piel.
CONSEJO
6

Una dieta pobre

Los azúcares de la comida basura y los refrescos se adhieren al colágeno y devoran la elastina, derrumbado los pilares de una piel firme. Este proceso recibe el término científico de "glicación". El exceso de azúcar provoca arrugas y descolgamiento. Y en cuanto a la sal, el alto contenido presente en la comida basura y en los platos precocinados deshidratan nuestra piel, favoreciendo la aparición prematura de líneas y arrugas.
CONSEJO
7

Patrones de sueño irregulares

La falta de sueño o unos patrones de sueño irregulares perjudican nuestra piel. Estos daños son visibles en nuestro rostro: un cutis apagado, líneas de expresión, rojeces, bolsas y ojeras. Nuestra piel también necesita sus horas de descanso para fortalecerse y repararse. Una falta de sueño crónica acelera el envejecimiento de la piel e impide que nuestra piel se regenere. Una buena noche de descanso ayuda a reforzar sus defensas para que pueda hacer frente a los elementos del día siguiente.
CONSEJO
8

El frío

En invierno, nuestra piel necesita encender motores para hacer frente a las agresiones: el aire frío reseca la piel, el viento la debilita, las prendas cálidas pueden irritarla y los cambios de temperatura entre el calor acogedor de casa y las bajas temperaturas del exterior pueden hacerla más vulnerable y sensible. Todos estos factores van deteriorando nuestra capa hidrolipídica protectora. ¿El resultado? Nuestra piel se vuelve más frágil y sensible y pierde elasticidad. Y no nos olvidemos de una piel gruesa y unas manos y labios agrietados.
CONSEJO
9

Las pantallas

Móviles, televisiones, ordenadores y tabletas... Pasar horas pegada a la pantalla favorece la aparición de arrugas, patas de gallo y líneas en el entrecejo. Y no solo eso, si pasamos horas sentadas frente a la pantalla acabarán apareciendo arrugas en el rostro ¡y papada! El mundo conectado... ¿enemigo número uno de la belleza? ¡Los smartphones hacen que nos salgan arrugas en el cuello! 
CONSEJO
10

El aire acondicionado

Nos ayuda cuando hace calor pero, desde luego, ¡no es el mejor aliado para la piel! El aire acondicionado hace que se reseque la piel y con el tiempo acaben apareciendo líneas y arrugas. Las pieles más claritas y sensibles son las más propensas a tener arrugas cuando trabajamos con aires acondicionados.
Saltar the carrusel: Body Care Articles

¿Quieres saber más?

También te podría interesar…

Saltar the carrusel: Full Range

Productos relacionados

También te podría interesar…