Cerrar
Current site: website_MasterES
Database: web
Content start path: /sitecore/content/MasterES
Home node: /sitecore/content/MasterES/home
Language: Spanish (Spain, International Sort) : Español (España, alfabetización internacional)
Index : masteres_web_index
InstanceInfo configuration: Complete
InstanceInfo site: Complete;
ADIÓS, LABIOS SECOS. ¡HOLA, HIDRATACIÓN!

ADIÓS, LABIOS SECOS. ¡HOLA, HIDRATACIÓN!

Nos permiten hablar, comer, besar y solo nos acordamos de ellos cuando se nos llenan de pielecitas y están agrietados. ¡Pues se acabó lo de ser desagradecidas! Despídete de los labios secos cuidándolos como se merecen. Verás qué suavidad, qué tersura, qué envidia…

Hay pocas cosas más incómodas que notar, de repente y sin previo aviso, esa sensación de escozor y sequedad extrema en los labios. Normalmente una buena capa de bálsamo te habría salvado pero, ¿y si te has dejado el neceser en casa?

Podría ser el comienzo de una película de terror beauty, ¿verdad? Pues si no quieres verte en esta tesitura —no se lo deseamos ni a nuestro peor enemigo—, lo mejor es que te anticipes y evites que lleguen a ese estado. Empieza por conocer a qué se debe que se agrieten y pelen de semejante manera cuando menos te lo esperas.


CAUSAS DE LOS LABIOS DESHIDRATADOS

Estos son la clase de hábitos que hacen que termines recurriendo a la vaselina urgentemente:

  • Frío/calor. Tanto el uno como el otro y, especialmente, los cambios bruscos de temperatura —recuerda esto cuando empieces a poner el aire acondicionado— pueden causar estragos. Recuerda que su piel es tremendamente sensible por lo que, si no están hidratados como es debido, se pueden abrir y agrietar a la mínima.

    Unas de las causas más habituales de los labios secos son los cambios bruscos de temperatura.
  • Sol/sal. Como lo lees, el exceso de ambos no solo es malo para tu salud o tu piel. Cuidado con ponerle morritos al sol en las tardes de tumbona y playa, con los chapuzones en el mar y con esos vicios tan deliciosos como comer pipas con sal, que resecan más de lo que imaginas.
  • Fuera tabaco. Es de sobra conocido que amarillea los dientes y le arrebata el brillo a tu cutis pero a lo mejor no sabes que esos mismos efectos los tiene sobre tus labios que, además, están en contacto directo con los cigarros. ¡Un motivo más para dejarlo!
  • Poca agua. Ya sabes que la deshidratación afecta a toda nuestra piel —haciendo que se reseque, se arrugue y pierda frescura— y especialmente a las zonas más sensibles: contorno de ojos, cuello y, desde luego, los labios. Así que… ¡bebe más agua que los peces del mítico villancico!
  • No te muerdas. ¿A que más de una vez te has descubierto mordisqueándolos? Pues ¡ojo!, porque si lo haces más de la cuenta como si fuera un tic acabarás con unos labios deshidratados por culpa de la saliva.


LABIOS RESECOS: 4 SOLUCIONES SENCILLÍSIMAS

Estos remedios te ayudarán a devolverles la hidratación y la suavidad perdida:

  • Hidrata al cuadrado. ¿Quieres hidratación para tus labios? Pues dásela por dentro y por fuera. Bebe mucho líquido a diario para mantenerlos humedecidos y lleva siempre encima un bálsamo —nunca sabes dónde y cuándo puede sacarte de una emergencia labial—.
  • Barra de labios, sí, pero hidratante. Y no nos referimos a un gloss. Por suerte para todas las que solemos tener los labios resecos, hay una alternativa para mostrar una boca cremosa y llena de color: las barras hidratantes Color Riche de L’Oréal Paris. Su asociación única de Omega 3 y Vitamina E impide el resecamiento y reconstruye la función de barrera para que estén profundamente hidratados, alisados, suaves y protegidos. Pero es que además de cuidarlos al máximo, les aporta un color increíble. Rojo pasión, rosa claro, granate potente, nude discreto… ¡tú pones la intensidad!

    Las barras de labios hidratantes Color Riche de L’Oréal Paris aportan hidratación, color, suavidad y protección para evitar los labios secos.
  • Desmaquíllate (bien). ¿Que por qué enfatizamos el “bien”? Pues porque vale que no te metes en la cama hasta que has eliminado hasta el mínimo rastro de base y máscara de pestañas; pero ¿y tus labios? Como mucho les dedicas el pequeñísimo espacio de la toallita que no se ha manchado con todo lo demás. Menos mal que corregir este error es muy fácil; solo tienes que utilizar un desmaquillante específico que no deje ni rastro de pintalabios.
  • Exfolia y verás. Sí, sí, que los labios también se exfolian. De hecho, es un remedio fantástico para quitar los dichosos pellejitos que te traen de cabeza. Te recomendamos que te estrenes en este paso con el Exfoliante Purificante Azúcares Suaves de L’Oréal Paris que es la versión ‘pro’ de los remedios caseros de toda la vida.

    ¿Su secreto? La combinación de 3 azúcares finos y semillas de kiwi que deja tu máquina de besar suave y lisa como la mismísima seda. Úsalo dos veces por semana y no olvides hidratar justo después con tu bálsamo.

    Los Exfoliantes Azúcares Suaves de L’Oréal Paris también se pueden utilizar para exfoliar, alisar y suavizar los labios secos.

Piénsalo: de poco vale que te compres un carmín espectacular si justo al aplicarlo —o, peor aún, después—, empiezan a brotar pielecillas por doquier ¿no crees? Entrégate en serio al cuidado labial, lleva la hidratación por bandera —sin renunciar al color, ya sabes— y pon fin a las emboscadas de grietas. Ahora sí, pasarás de unos labios secos a ¡mmmmmm!, ¡qué suavidad!

Ver más Maquillaje

Usa estos productos

Cambia los labios secos por unos suaves e hidratados

#message

Más información