¡Granos fuera! Tres formas de acabar con ellos después de las vacaciones de verano

Se ha terminado el verano, los rayos brillan más tenues y nosotras de repente nos hemos llenado de granos. Te contamos cómo evitarlos y qué hacer con las indeseables espinillas y puntos negros.

El sol puede ser nuestro peor mejor amigo. Por un lado, limpia y seca nuestra piel reduciendo cualquier mancha pero, por el otro, obliga a nuestra piel a ponerse a trabajar. La piel se hace más gruesa para protegerse de forma natural contra el sol, lo que hace que se acumule la grasa y aparezcan granos. Este proceso se conoce como «efecto rebote» y suele darse al final del verano. Te contamos cómo evitar los granos después de las vacaciones.
CONSEJO
1

No utilices tratamientos drenantes

¿Qué es lo mejor para nuestra piel durante el verano? Tomárselo con calma a la hora de limpiar y purificar nuestra piel. ¿El mejor producto para el verano? Un limpiador sin jabones para desobstruir los poros sin provocar daños en nuestra piel. ¿Y qué hay de los exfoliantes? Los exfoliantes están bien, pero asegúrate de utilizar uno con gránulos suaves y de que solo lo aplicas una vez a la semana. Presta especial atención a la zona T.
CONSEJO
2

Hidrata

Nuestra piel necesita hidratación, sea seca, mixta, grasa o con manchas. No le harás ningún favor si te saltas este paso por tener una espinilla o dos. Dicho esto, aquí tienes unas cuantas reglas de oro: elige una crema no comedogénica que sea hipoalergénica y ligeramente matificante.
CONSEJO
3

Limpia y purifica por la noche

Nuestra piel se regenera entre las once de la noche y las cuatro de la madrugada. Después de haber terminado la limpieza nocturna, aplica un aceite facial purificador. Sus aceites esenciales regularán la producción de sebo y calmarán y purificarán la piel. Te despertarás al día siguiente con un tono de piel uniforme ¡y sin granos a la vista!
Saltar the carrusel: Full Range

Productos relacionados

También te podría interesar…