Una piel firme frente a una piel densa, ¿cuál es la diferencia?

Cuando hablamos de los signos de la edad, enseguida pensamos en las arrugas, en las manchas de la edad o en unas mejillas descolgadas. Sin embargo, el paso de los años también afecta a la firmeza y la densidad, ¿pero qué significa esto exactamente y en qué se diferencian?

CONSEJO
1

Los primeros signos de la edad

Nuestra piel empieza a envejecer hacia el ecuador de nuestra veintena, cuando su aspecto y estructura empiezan a cambiar. A esta edad, nuestros mecanismos biológicos comienzan a ralentizarse y la producción de la elastina y el colágeno presentes en nuestra piel por naturaleza se empieza a reducir. ¿El resultado? Los primeros signos del envejecimiento de la piel. La pérdida de densidad y firmeza, además de la aparición de arrugas son prueba suficiente. ¿Y qué lo causa? La edad y nuestra herencia genética son factores inevitables. No obstante, otros factores externos como el estilo de vida tienen también un gran impacto en nuestra piel, ¡y sí los podemos cambiar!
CONSEJO
2

Pérdida de la densidad de la piel

La pérdida de densidad aparece algo más tarde; normalmente cuando nos acercamos a la menopausia y en los años posteriores. Nuestra piel pierde resistencia y se vuelve más fina, aparecen arrugas más profundas y pierde luminosidad. ¿Por qué? En primer lugar, la producción de elastina y colágeno se ralentiza con el paso de los años. En segundo lugar, todos esos años tendidas bajo el sol y los excesos día tras día acaban pasando factura. Para mejorar la densidad de la piel, necesitamos aplicar tratamientos ricos en antioxidantes que protejan nuestra piel y frenen el proceso de envejecimiento. Si prefieres dar un paso más, puedes reservar una sesión de peeling químico. En estas sesiones, el dermatólogo suavizará el tono y la textura eliminando las capas superiores de la piel. Hará que tu piel luzca un aspecto más grueso y denso y estimulará la producción de colágeno.
CONSEJO
3

Pérdida de firmeza

La pérdida de firmeza y volumen junto a las arrugas hace que la piel parezca tener aún más años. La piel en la zona de las mandíbulas empieza a descolgarse, nuestros rasgos se arrugan, las mejillas tienden a hundirse y las comisuras de los labios empiezan a caer. Estos cambios en el volumen pueden añadirnos años y darnos un aspecto gruñón. Los cambios hormonales, el estilo de vida y los procesos de envejecimiento naturales son los causantes de esta pérdida de volumen. Y por suerte ¡tenemos el remedio a mano! El ácido hialurónico es un ingrediente activo que favorece la recuperación del volumen. Nos ayudará a que nuestra piel aproveche hasta la última gota de hidratación. Puede aplicarse en inyecciones o como crema y, sea cual sea el método que elijamos, el ácido hialurónico devolverá el volumen y la firmeza a nuestra piel, sobre todo bajo los ojos, en nuestras mejillas y alrededor de la boca.
Saltar the carrusel: Body Care Articles

¿Quieres saber más?

También te podría interesar…

Saltar the carrusel: Full Range

Productos relacionados

También te podría interesar…