Canas blancas y brillantes: el sueño de todo pelo canoso

¿Tú también has decidido pasarte al otro bando? Pues no eres ni la primera ni la última. Las cabelleras de esta índole se han posicionado —por fin— y lo han hecho a base de carácter, elegancia y mucho “power”. Cuidados específicos, nutrición, hidratación… Las canas blancas y brillantes solo pueden llevarse de una manera: ¡cuidadas! Afina el ojo que empezamos.

8 CONSEJOS PARA UNAS CANAS BONITAS

Por tips no va a ser y te adelantamos desde ya que, aparte del blanco y del gris, te vas a hacer fan de otro color: del violeta. Y si no nos crees, ahora verás.
CONSEJO
1

Confía en una gama de cuidado específica

Siempre te lo decimos. No hay mejores productos que los que responden directamente a las necesidades concretas de tu pelo. Y en este caso lo tenemos clarísimo. Necesitas una gama de la talla de Elvive Color Vive Violeta de L’Oréal Paris que, gracias a su fórmula con pigmentos violetas —valga la redundancia—, ayuda a neutralizar los reflejos amarillentos o anaranjados que afean las canas en pos de un blanco frío y neutro. La explicación reside en la teoría del color (el violeta y el amarillo son complementarios) y la rutina que debes de seguir es muy sencilla:

  • Champú Violeta Matizador: acude a él una vez a la semana y extiéndetelo por medio de un masaje capilar. Presta especial atención a los tiempos de aplicación ya que varían en función de tu tipo de pelo. No olvides aclararlo abundantemente con agua tibia tirando a fresquita.
  • Acondicionador Violeta Matizador: a continuación, extiende el acondicionador y vuelve a consultar los tiempos. Por supuesto, aclara.
  • Mascarilla Intensiva Violeta Matizadora: por último, repártela de medios a puntas y no dejes de mirar las indicaciones. Estarás nutriendo tu cabello intensamente. Eso sí, para un acabado más satisfactorio profundiza mucho —y otra vez— en el aclarado.
Una vez a la semana acude al poder de la gama Elvive Color Vive Violeta de L’Oréal Paris en pos de unas canas blancas y brillantes. ¡Ponlas en las mejores manos!
Resumen: recurre a estos tres productos (en el orden indicado) solo una vez a la semana y el resto de días confía en una gama que se ciña a las características y exigencias de tu pelo.
CONSEJO
2

No descuides la nutrición e hidratación

Lo dicho; los días que tengas que lavarte el pelo pero no vayas a apoyarte en la fuerza del violeta, apuesta por una gama ad hoc para tu cabello y remátala con el uso del acondicionador (¡siempre!) y de la mascarilla (solo una vez a la semana aparte de la violeta). Ambos son fundamentales para la salud de tu cabello y su acción se materializará en forma de una melena sana, fuerte y unas canas blancas y brillantes. 
CONSEJO
3

El aceite es tu aliado

Otra fuente de nutrición —nunca sobra ni está de más— puede provenir del Aceite Extraordinario Universal de L’Oréal Paris. Extiende 3 presiones de medios a largos y hazlo como el toque final de tu peinado. Por lo general, las canas tienden a ser más opacas y ásperas, así que este broche de luminosidad e hidratación las sentará fenómeno. Puedes usarlo a diario que no engrasa.
CONSEJO
4

‘Styling’ sí, pero con precaución

Partiendo de la base de que siempre es mejor no abusar de las herramientas de calor y de que el uso de un protector térmico no es opcional sino obligatorio; en un cabello canoso exactamente igual. Protégelo siempre que lo vayas a trabajar con el Sérum Stop Frizz —aguanta hasta 230 grados centígrados— y, de este modo, estarás previniendo que se queme, se rompa, se deshidrate de más (el pelo gris natural es famoso por ser más seco) y pierda su color original. En cuanto a productos de fijación, escoge aquellos que aporten brillo y flexibilidad como la Laca Elnett de L’Oréal Paris. 
CONSEJO
5

Corta con estilo

Unas canas blancas y brillantes quedan bien en cualquier formato y más ahora que son tendencia —¿habrás visto ya a más de una celeb con ellas, verdad?—; pero si quieres que nos mojemos aquí te dejamos unas ideas de peinados para pelo canoso supercool y en cuanto a cortes, acotamos: un bob en cualquiera de sus versiones, un pixie, un shaggy con muchas capas o una melena recta y larga. Con cualquiera estarás ideal.
Unas canas blancas y brillantes solo son posibles en una melena cuidada y saneada. Confía en las distintas gamas Elvive de L’Oréal Paris y elige la que mejor se adapte a las necesidades actuales de tu cabello.
CONSEJO
6

Protégelas

Aparte de las herramientas de calor, hay otros agentes externos que pueden “afear” las canas como son el sol, el frío, la contaminación, etc. Protectores solares para el cabello y pañuelos en verano, gorros en invierno y sombreros durante todo el año pueden hacer bastante por ti y tu cabello (canas incluidas).
CONSEJO
7

Compleméntalas con criterio

¿Otra forma un poco menos ortodoxa de destacarlas y hacerlas brillar? Por medio de tu outfit, de tus complementos y de tu maquillaje. 

  • Opta por prendas de colores intensos: azules, verdes, morados, negros para crear contraste, blancos para terminar de iluminar y rojos, por supuesto.
  • Aunque cualquier accesorio te puede funcionar si te favorece, los plateados o los de oro blanco te darán más luz.
  • Y los labios granates y rojos no es que te vayan a sentar bien es que directamente van a volver tus canas más blancas (o grises) y más brillantes.

 

Tus canas blancas y brillantes lucirán mucho más intensas si las acompañas de los colores adecuados. Un labial rojo de la gama Color Riche de L’Oréal Paris, por ejemplo, nunca falla.
CONSEJO
8

Trátalas

Tu estilista o peluquero es la persona para ayudarte y asesorarte no solo en la transición sino también en el “después”. Obviamente, existen un montón de tratamientos para aportar elasticidad o flexibilidad a tus canas, brillo, mejorar su color, fortalecerlas… Pero lo más importante es que siempre consultes y te pongas en manos de un profesional.

Aparcar el tinte y dejar que la naturaleza siga su curso es relativamente sencillo y ahora mismo está de moda, pero para conseguir unas canas blancas y brillantes hay que esforzarse todos los días. Eso sí, si las llevas cuidadas —volvemos a insistir en este punto—, el estilo que te van a dar es incuantificable.