El maquillaje efecto ‘lifting’ que no solo llevarás a tus eventos

Tenemos la extraña costumbre de reservar ciertos “makeups” únicamente para ocasiones especiales y no queremos que esto te pase con el maquillaje efecto “lifting”. ¿O es que acaso solo quieres verte con una piel más jugosa, descansada y lisa un reducido número de días al año? No te creemos; así que toma nota de esta estrategia de hidratación, color y puntos de luz, capaz de conseguir que tu rostro luzca radiante cada vez que tú lo decidas.

LOS CÓDIGOS DE UN MAQUILLAJE ‘LIFTING’

Qué es

Un conjunto de pasos que hacen que tu tez parezca más firme, despierta y joven. Concretamente, puede restarle —visualmente, se entiende— años a tu piel y sumarle horas de descanso reparador. Es ideal para mujeres maduras aunque no entiende de edades ya que es superfavorecedor por definición. ¡Ah! Y su máxima absoluta: se trata de una fusión perfecta entre cuidado y color. Si falla uno, fallará el conjunto.

¿Requiere preparar la piel previamente?

¡Obvio! De hecho, implica una serie de gestos antes de empezar que no es que sean recomendables, es que son fundamentales:

  • Limpiar y tonificar: crucial para hidratar, refrescar y rellenar la piel al momento, sobre todo si lo haces con los productos de la gama Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] de L’Oréal Paris. Comienza limpiando tu rostro con el Agua Micelar, para luego pasar a “despertarlo” con el Tónico de la misma línea. Piel libre de impurezas y equilibrada, next!
  • Hidratar, aportar volumen y alisar: cuando buscamos un maquillaje efecto lifting, no todo el concepto es estirar. Necesitamos alisar ciertas zonas con más arrugas o líneas de expresión y también voluminizar otras que han perdido densidad. Pues bien, con las Ampollas Revitalift Filler [+ Ácido Hialurónico] cubrirás ambas necesidades y aparte le darás un plus de hidratación a tu piel. Mientras te las estés aplicando —es un tratamiento intensivo de 7 ampollas, es decir, una al día durante una semana— aprovecha para darte un masaje circular desde el centro del rostro hacia fuera y también en el cuello y el escote por medio de movimientos ascendentes. Deja que se absorba —es muy rápido— y continúa con el sérum y la hidratante. Ya sabes, aquí el cuidado cuenta (y mucho) o dicho de otra manera, sin hidratación no hay lifting.

Paso a paso para conseguirlo

Presta atención a estas tres maniobras, a cual más relevante, y a todos los tips que vienen después.

1. Neutraliza ojeras: ya sea por cansancio o por la propia genética, nuestra piel a veces nos “regala” ojeras de todo tipo, bolsas o sequedad en el contorno de ojos que irremediablemente nos apagan y entristecen la mirada. Pues bien, para borrar estos signos te recomendamos Eye-Cream in a Concealer de L’Oréal Paris que, enriquecido con un 0,5% de ácido hialurónico, reporta el cuidado de un contorno y la luminosidad de un corrector. 

2. Unifica el tono: ¡otro producto multifunción llega al rescate! Es el turno del nuevo sérum con color Accord Parfait; y es que para este tipo de maquillaje efecto lifting no necesitamos una base que nos añada peso u opaque, ¡todo lo contrario! Necesitamos un acabado natural y una textura ligera y modulable. Concretamente, este fondo contiene un 1% de ácido hialurónico en su fórmula, responsable de dejar una piel un 8% más rellena y un 18% más suavizada en tres semanas*. Nuestro consejo es que lo apliques desde el centro hacia fuera —como te decíamos antes con las ampollas— y siempre con movimientos ascendentes en pos del efecto que perseguimos.

Un maquillaje efecto lifting parte de una piel sumamente cuidada y preparada. Cubre ambas necesidades con el Sérum con color Accord Parfait de L’Orél Paris.
3. Ilumina: ahora toca crear puntos de luz estratégicos para subir los vatios. Aplica una gotita del iluminador Glow Mon Amour sobre el dorso de tu mano y posa ligeramente tu dedo meñique para, a continuación, incidir en las siguientes zonas: hueso alto del pómulo, justo debajo de la ceja, en el lagrimal, sobre el arco de Cupido y en la punta de la nariz.
En un maquillaje efecto lifting el iluminador juega un papel crucial. Con solo unas gotitas de Glow Mon Amour de L’Oréal Paris tendrás suficiente para trabajar todos los puntos estratégicos de tu rostro.

¿Hay que tener en cuenta el color en un maquillaje ‘lifting’?

Totalmente. Una elección o una utilización errónea del colorete o del eyeliner puede arruinar todo el “currazo” que hemos invertido en nuestra piel. ¡Seguimos con los pasos!

4. Colorete: el sonrosado de las mejillas es sinónimo de juventud y de salud, por lo que cuando lo recrees opta por tonos suaves y pasteles como Luminous Rose Le Blush de Accord Parfait. Eso sí, aplícalo con una brocha biselada en lo alto de las manzanas de los pómulos —nada de en el centro— y alejado de la nariz. Después, con la brocha sin producto, difumínalo suavemente hacia las sienes sin llegar a ellas. Si lo colocamos demasiado bajo conseguiremos un efecto de mofletes caídos que no nos conviene para nada. En resumen: piensa en diagonal.


En un maquillaje efecto lifting tanto el colorete como el eyeliner marcan la inclinación y se convierten en fundamentales. ¿Qué tal si te atreves con el tono Luminous Rose de Accord Parfait y el delineador Perfect Slim?
5. Eyeliner: debe ser más oscuro que tus ojos y has de trazarlo muy pegadito al nacimiento de las pestañas superiores, rellenando los huecos. Con el pincel ultrapreciso de Perfect Slim no te costará nada. El rabillo siempre hacia arriba, siguiendo la inclinación natural del ojo, y cuanto más largo mejor (dentro de unos límites) para potenciar ese efecto de “tirantez”. Por otro lado, la línea de agua inferior repásala con un lápiz color carne ¡y ya estaría! El undereyeliner que tanto se lleva lo dejamos para otro momento.
Un maquillaje efecto lifting sin una sombra o un delineado que siga la inclinación del ojo hacia arriba no va a funcionar. Con el trazo preciso de los eyeliners Perfect Slim de L’Oréal Paris lo tines casi hecho.

6. Máscara de pestañas: si ya es imprescindible “de normal”, imagínate en un maquillaje efecto lifting en el que tenemos que dar vida a verbos como desplegar, realzar, abrir, subir… Añade muchísimo volumen y definición a tu mirada con Balm Noir Volume Million Lashes (su fórmula suave e hipoalergénica contiene un 92% de bálsamo de cuidado y un 99% de ingredientes de origen natural) y no te olvides de las pestañas de abajo. 

7. Cejas: no te vamos a proponer unos foxy eyes, pero sí que vamos a pedirte que las trabajes. Sin ellas, todo tu look “ascendente” se quedará a medias. Elige uno de los 6 tonos del lápiz Micro Tatouage —el que más se parezca a tu color natural— y gracias a su micropunta con formato tridente podrás dibujar pelo a pelo y trabajar la forma que desees en armonía con tu delineado y tu colorete.

Pon en práctica este maquillaje efecto lifting una vez y será suficiente para darte cuenta de que lo quieres contigo más a menudo y no solo en los días señalados.

*Autoevaluación en 103 mujeres tras 21 días.