Piel apagada: el manual para prevenirla e iluminarla

Si conoces las causas y sigues unos hábitos adecuados, estarás más preparada para hacer frente a la piel apagada.

¿Sabías que las impurezas o el estrés pueden estar relacionados con la piel apagada? ¿Conoces algún método para iluminar tu cutis? Si te has quedado pensando, sigue leyendo y aprenderás unos cuantos. ¡Haz que tu rostro brille con luz propia!


POSIBLES CAUSAS DE UN CUTIS APAGADO

Imagina una superficie lisa y otra rugosa. ¿Cuál crees que refleja mejor la luz? Exacto, la lisa porque actúa como un espejo que la proyecta de manera uniforme, mientras que la rugosa lo hace de forma dispersa y, en consecuencia, con menos fuerza. Lo mismo sucede con tu cutis: como no refleja la luz adecuadamente, en vez de verse luminoso, parece gris y mate. ¿Por qué pasa? Hay distintas causas que pueden provocar este fenómeno —bastante habitual a partir de los 50, por cierto—. Repasamos las más comunes:

  • Impurezas. Debido a la polución, el tabaco o incluso a cuidados cosméticos que aporten mucha grasa, la suciedad y las células muertas se van acumulando en los poros hasta taparlos, de forma que la piel no puede oxigenarse correctamente. ¿Resultado? Tu cutis se apaga y adquiere ese tono gris cetrino tan poco favorecedor.
  • Estrés en la piel. Cuando estamos agobiados, se pueden producir desajustes hormonales y la circulación sanguínea tiende a ralentizarse, haciendo que no lleguen a la dermis los nutrientes imprescindibles para que se mantenga en perfecto estado. Esto se traduce en posibles rojeces, granitos y en una pérdida de jugosidad y tono saludable en el rostro.
  • Deshidratación. Además de estar relacionada con la sequedad, la falta de hidratación también influye en el estado y la apariencia del cutis.


CÓMO PREVENIR Y TRATAR LA PIEL APAGADA

Aunque la edad influye, en ningún caso es una excusa para que tu piel no luzca como se merece. Al contrario, cuanto más la mimes, más te devolverá el favor, así que apunta lo que debes hacer para llenarla de luz y vida.

  • Limpieza facial. Tiene que ser diaria para evitar que se acumulen la suciedad y las células muertas. Empléate a fondo y combina el efecto limpiador del agua micelar con otros productos específicos de uso ocasional como las mascarillas.
  • Exfoliación. Para profundizar en el ritual de limpieza, exfóliate una vez a la semana como mínimo.
  • Relax. Baja el ritmo y practica alguna actividad relajante tipo yoga o pilares. ¡Verás cómo te lo agradece tu cutis!
  • Dieta sana. Una alimentación equilibrada siempre ayuda a tener una piel en óptimas condiciones. Sustituye las grasas innecesarias por frutas y verduras y no te olvides de los dos litros de agua diarios.
  • Tratamiento. Nada como una rutina de cuidados para recuperar la luminosidad perdida. Si tienes la piel madura, te recomendamos la gama Age Perfect Golden Age de L’Oréal Paris. Sus cremas están enriquecidas con extracto de peonía imperial y calcio B5 y, gracias a ese cóctel de ingredientes, ayudan a potenciar el tono rosado y la firmeza.

    Pruébala al completo, empezando cada día con la loción sérum, después el contorno de ojos —que ilumina y ataca las ojeras persistentes— y la Crema de día, con o sin SPF 20. Antes de dormir, cambia el último paso por la Crema de Noche con efecto frío para levantarte con un cutis radiante, es decir, un 31% más iluminado y un 25% más firme.  ¿Piel apagada a partir de los 50? ¡Ni hablar! Pásate al rosa luminoso.
Saltar the carrusel: Body Care Articles

¿Quieres saber más?

También te podría interesar…

Saltar the carrusel: Full Range

Productos relacionados

También te podría interesar…